Traducido de Breitbart por TierraPura.org

Un niño de 13 años se vio obligado recientemente a vivir solo en el apartamento de su familia en la ciudad china de Kunshan durante 66 días consecutivos después de que sus padres visitaran la vecina Shanghai para recibir tratamiento médico a finales de febrero y quedaran atrapados en la ciudad cuando fue bloqueada para contener su última epidemia del coronavirus chino, informó el lunes el South China Morning Post (SCMP).

“Los padres del niño viajaron a Shanghai el 28 de febrero para buscar tratamiento médico para su padre y sólo se les permitió regresar a su casa en Kunshan, provincia de Jiangsu, al este de China, a finales de abril”, informó el periódico el 9 de mayo, citando un informe original del Beijing Youth Daily, dirigido por el Partido Comunista.

Kunshan comparte su frontera oriental con la metrópoli de Shanghai, que ha estado bajo órdenes de cierre parcial desde al menos el 28 de marzo y entró en un cierre de toda la ciudad el 5 de abril.

“Después de permanecer en un centro de cuarentena durante otra semana, la pareja se reunió finalmente con su hijo el pasado viernes [6 de mayo]”, reveló el SCMP, sugiriendo que los padres del niño fueron puestos en cuarentena a la fuerza por las autoridades estatales antes de que se les permitiera regresar a su casa.

El adolescente se ocupó durante el inesperado periodo de aislamiento de asistir a clases en línea durante la semana escolar y de cuidar al gato y al perro de su familia. La madre del chico, identificada sólo por su apellido, Zhu, dijo al Beijing Youth Daily que había organizado un servicio de entrega de alimentos para su hijo en marzo, pero este plan se vio frustrado “durante varias semanas en abril” cuando la ciudad de Kunshan puso en marcha su propio bloqueo para contener un brote local de coronavirus chino.

“Preocupada por el bienestar de su hijo, Zhu dijo que lloraba mientras hablaba con él por teléfono”, relata el SCMP.

“Se mostró muy optimista. Incluso me tranquilizó diciendo: ‘¿Por qué lloras? No hay nada de qué preocuparse. Puedes enseñarme a cocinar'”, relató Zhu.

Los funcionarios del Partido Comunista Chino encargados de vigilar las entradas y salidas del complejo de apartamentos de la familia durante el cierre de Kunshan “pudieron ayudar enviando almuerzos en caja al niño todos los días”, según el Beijing Youth Daily.

Zhu dijo que, además, enseñó a su hijo a cocinar comidas sencillas por teléfono utilizando ingredientes de los que se había abastecido antes de la experiencia.

“Había acumulado algunas provisiones antes de salir de casa, como pasteles para agarrar con las manos, un tipo de comida hecha con harina de trigo, medio cocida, filetes de pollo y alas de pollo”, dijo la madre.

“Cuando se aburrió de las comidas preparadas, me pidió que le enseñara a cocinar”, añadió Zhu.

Cuando Zhu y su marido volvieron por fin a su residencia de Kunshan el 6 de mayo, la casa estaba tan revuelta y sucia que “no había sitio ni para poner los pies”, reveló.

“Pero no me enfadé en absoluto. En cambio, me dolía el corazón por él”, dijo la madre.

El actual bloqueo de Shanghái provocó en abril una grave escasez de alimentos en todo el centro financiero chino, ya que los servicios de entrega de alimentos se suspendieron o se vieron obstaculizados por los cuellos de botella logísticos causados por las restricciones de circulación y los cierres.

Envía tu comentario

guest
3 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas