Fuente: Vision Times en español

El CEO de Moderna, uno de los principales fabricantes de inyecciones de ARNm para el COVID-19, dijo el lunes en un discurso ante el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) que su empresa tendrá que desechar 30 millones de dosis de las inyecciones Covid porque “nadie quiere llevárselas”.

“Es triste decirlo, estoy en el proceso de tirar 30 millones de dosis a la basura porque nadie las quiere”, dijo Stéphane Bancel, CEO de Moderna, en su intervención en el Foro Económico Mundial durante la Cumbre Anual de la organización transnacional en Davos, Suiza.

“Tenemos un gran problema de demanda”, dijo Bancel en la convención globalista. Asimismo explicó que aunque Moderna ha tratado de impulsar la adopción de vacunas en otros países a través de las embajadas en Washington, la compañía descubrió que “nadie quiere tomarlas”.

Bancel explicó que “el problema en muchos países es que la gente no quiere vacunas” y puntualizó que por ejemplo China, que alberga a 1.400 millones de personas, no está interesada en comprar vacunas fabricadas con tecnología de ARNm (ARN mensajero).

“En los EE. UU., la gente no quiere vacunas, en todo el mundo tenemos mucha gente que no quiere la vacuna”, dijo Bancel.

A pesar de las grandes campañas de marketing en donde se promovía a estas vacunas casi como la “única salida” para vencer al Covid-19, existe una aparente falta de interés general por estas inyecciones, a la luz de lo dicho por el empresario del gigante farmacéutico.

Incluso hemos visto en el último tiempo a distintos líderes mundiales tratando de imponer una agenda de pasaportes sanitarios para restringir o prohibir actividades y eventos a quienes opten por no vacunarse, lo que llevó también a que el pueblo saliera a las calles para exigir por la libertad de poder elegir. 

Terapia génica: tecnología ARN mensajero

Las nuevas vacunas de terapia génica actuales son sustancialmente diferentes de las vacunas clásicas de virus inactivos. 

Mientras que estas últimas utilizan una variante neutralizada del agente patógeno completo para exponer al sistema inmunitario y provocar una respuesta, las primeras no utilizan ningún agente patógeno, sino que se basan en una instrucción genética de ARN mensajero (Moderna, Pfizer-BioNTech) o en una instrucción genética de ADN de doble cadena suministrada en un vector de un adenovirus (AstraZeneca, Johnson & Johnson) para obligar a las células humanas a cultivar la proteína pico del SARS-CoV-2 en un intento de provocar una respuesta del sistema inmunitario.

LEE TAMBIÉNEsto fue lo que hizo que el inventor de las vacunas de ARNm, Robert Malone, fuera expulsado de Twitter

El ARNm ingresa a través de las células del músculo e instruye al mecanismo celular para que produzca una porción inocua de algo llamado proteína S. La proteína S está presente en la superficie del virus que causa el COVID-19.

Quizás podemos mencionar aquí que hubo científicos que alertaron de que las inyecciones experimentales de ARNm modifican el genoma humano, que son terapia génica y no una “vacuna”. Incluso uno de los creadores de esta tecnología, el Dr. Robert Malone ha advertido sobre estas terapias, especialmente al aplicarla a niños y jóvenes.

En mayo de 2020, 160 médicos se reunieron en Londres para expresar su desaprobación de las inyecciones de Covid porque cambian el ADN humano.

La vacuna del COVID- 19 que están haciendo es una vacuna de ácido ribonucleico (“ARN”), y sería la primera vez que se utiliza este tipo de vacuna, dijeron.

El ARN básicamente reescribe nuestro ADN, explicó el Dr. Rashid Buttar, médico osteópata y autor, durante la mesa redonda de London Real.

Envía tu comentario

guest
8 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas