Fuente: Minghui.org

El diario británico The Telegraph examinó la dura realidad de la sustracción forzada de órganos en China en un artículo del 27 de mayo titulado “¿Está la ciencia británica ayudando al comercio chino de órganos humanos?”.

“El mercado de la sustracción forzada de órganos es lucrativo, y algunos expertos occidentales sospechan ahora que han promovido involuntariamente a los médicos responsables de ello”, escribió el reportero principal Henry Bodkin.

Dijo que a principios de la década de 2000, China pasó de ser un seguidor a un líder de la tecnología de trasplantes. Citando información de Wayne Jordash QC, fundador de Global Rights Compliance, el artículo escribió que los hospitales de trasplante de órganos en China se triplicaron en cuatro años. “El volumen de trasplantes de riñón creció un 510%, el de hígado un 1.820%, el de corazón un 1.100% y el de pulmón un 2.450%”, escribía.

El problema es que todo esto ha ocurrido en ausencia de un sistema de donación voluntaria de órganos. Se calcula que al menos cientos de miles de practicantes de Falun Dafa se han convertido en víctimas de la sustracción forzada de órganos.

Testimonios

Annie Yang, de 59 años, es traductora que trabaja en Londres. Cuando aún estaba en China, estuvo detenida en un campo de trabajo en las afueras de Beijing entre marzo de 2005 y septiembre de 2006 por practicar Falun Dafa. Además de casi 20 horas diarias de trabajo, ella y otros practicantes de Falun Dafa detenidos también eran torturados ocasionalmente.

Pero cada pocas semanas, ella y otras practicantes detenidas eran enviadas a un hospital policial cercano. “Allí eran sometidas a una serie de exámenes médicos exhaustivos: escáneres, análisis de sangre, radiografías, de todo. Las traumatizadas mujeres estaban desconcertadas”, escribía el artículo, “¿Por qué un régimen que las torturaba tan gratuitamente también se preocupaba aparentemente por su salud?”.

Yang no lo entendió hasta que huyó al Reino Unido más tarde y leyó los informes sobre la sustracción forzada de órganos en China. “Todo mi cuerpo temblaba: yo podría haber sido una de ellas”, dijo en una entrevista con The Telegraph. Pero no sabía cuántos compañeros de prisión siguen vivos, dado el sistema de trasplante forzado de órganos patrocinado por el Estado en China.

Yang testificó hace dos años en el Tribunal de China presidido por Sir Geoffrey Nice QC, antiguo fiscal jefe contra Slobodan Milošević. El Tribunal también concluyó que “los practicantes de Falun Dafa servían como fuente principal para un sistema de sustracción forzada de órganos en la República Popular China”.

Otro de los testigos es el excirujano Enver Tohti en China. Se le ordenó “cortar profundamente y trabajar rápido” al extraer los órganos de los presos políticos cuando aún estaban vivos. Además, 8 relatores especiales de la ONU también encontraron esta y otras pruebas “indicadores creíbles de sustracción forzada de órganos”.

“En lenguaje llano, las víctimas son asesinadas por encargo, sus cuerpos son abiertos para obtener sus hígados, corazones, riñones y pulmones, incluso sus córneas. Los órganos se venden después en un mercado internacional terriblemente lucrativo”, escribía el artículo. “Los riñones se venden por entre 50.000 y 120.000 dólares, y los páncreas por entre 110.000 y 140.000 dólares”.

De acuerdo con estos hallazgos, “los expertos creen que el Partido Comunista Chino también está cada vez más dispuesto a permitir experimentos científicos en prisioneros políticos sin consentimiento, como un eco de las prácticas más oscuras de los campos de concentración nazis”, explicaba el artículo.

Los países occidentales han tomado medidas para frenar la sustracción forzada de órganos. El mes pasado se aprobó un proyecto de ley que prohíbe a los ciudadanos británicos viajar al extranjero para comprar un órgano.

Conexión con las tecnologías occidentales

La sustracción forzada de órganos no es un problema que afecte únicamente a China. “Eminentes médicos [occidentales] están empezando a recordar con incomodidad las décadas de “compromiso constructivo” con la clase médica china: esos viajes con todos los gastos pagados para dar clases a los cirujanos en ciernes, y los rentables acuerdos para formar a grupos de ellos en Occidente”, escribió el artículo.

El profesor Russell Strong, un médico australiano de renombre mundial especializado en trasplantes, pidió el pasado mes de octubre “que se prohíba la entrada de todos los cirujanos chinos en los hospitales occidentales para evitar que utilicen las habilidades que adquieren allí en el mercado de la sustracción de órganos”.

“Todo esto implica una pregunta inquietante. A saber, ¿ha ayudado Occidente a la industria china de sustracción de órganos?”, explicaba el artículo. “O, en términos más humanos, si Yang se hubiera quedado en Beijing para que le extirparan el corazón vivo, ¿podría haber recibido ese cirujano la formación pertinente en una universidad británica, o incluso en el NHS (Servicio Nacional de Salud)?”.

Una cadena de suministro

Un hecho conocido es que la demanda mundial de órganos supera ampliamente la oferta legítima. El profesor Martin Elliott, del hospital londinense Great Ormond Street, afirma que a menudo se buscan órganos desesperadamente. Esto ha dado lugar a un mercado de turismo de órganos de unos 1.700 millones de dólares al año. Una mujer japonesa llegó a pagar 5 millones de dólares por un hígado, según el artículo.

Estos “agentes” de trasplantes están disponibles en muchos países y las compañías de seguros de salud de Israel incluso solían ofrecer ayuda a los clientes para encontrar dichos agentes en China. Aunque estos incentivos son comprensibles, “lo que está menos claro para el observador casual es cómo en un par de breves décadas China ha conseguido convertirse en el centro de trasplantes de órganos del mundo”.

Wayne Jordash QC, fundador de Global Rights Compliance, intentó encontrar la respuesta. “A principios de la década de 2000, la RPC pasó de ser un seguidor a un líder de la tecnología de trasplantes”, dijo. “Los turistas de trasplantes y los ciudadanos chinos tenían acceso a un órgano compatible en semanas o meses, en comparación con otros países en los que los pacientes podían estar en una lista de espera de trasplantes durante años a pesar de contar con sistemas de donación bien establecidos”.

La siguiente cuestión es el origen del amplio suministro de estos órganos. Las autoridades chinas dijeron en 2009 que dos tercios de los órganos utilizados para trasplantes procedían de presos condenados a muerte. “Pero eso simplemente no es cierto. A partir del año 2000, el número de ejecuciones tras una sentencia de pena de muerte disminuyó, mientras que el sistema de trasplantes creció exponencialmente”, explica el artículo.

Por eso la gente recurrió a Falun Dafa, un sistema de ejercicios y meditación duramente reprimido por el Partido Comunista Chino (PCCh). “Siguieron las detenciones masivas. Desde entonces, el número de practicantes de Falun Dafa que han sido víctimas de la sustracción forzada de órganos se estima, de forma conservadora, en cientos de miles”, escribía el artículo. “Según el Tribunal de China de Sir Geoffrey Nice, entre 2000 y 2014 se produjeron entre 60.000 y 100.000 trasplantes anuales, siendo los practicantes de Falun Dafa la principal fuente”.

Varios años después de que se expusiera la sustracción forzada de órganos, China dijo en 2010 que la obtención de órganos de presos ejecutados terminaría en 2015 y sería sustituida por la donación voluntaria. “Pero los expertos no se lo creen ni por asomo. Señalan que el número de órganos utilizados en China para trasplantes supera ampliamente el número que podría obtenerse de la donación voluntaria”, escribió el artículo.

El camino a seguir

“Lo más vergonzoso es que, a pesar de haber pasado toda mi vida en el ámbito de los trasplantes, desconocía por completo estas actividades, lo que es en sí mismo un problema”, señaló Elliott. “A menudo te invitan allí [a China], quizá para dar una conferencia, quizá para hacer algo de pedagogía, quizá para operar, y solo ves esta estrecha parte de lo que se te permite ver”.

Esto ocurre a gran escala. “Es importante saber que muchas organizaciones, a menudo con buenas intenciones, ganan dinero y obtienen beneficios de las relaciones con fuentes recíprocas en Estados como China”, dijo Elliott.

El Dr. Julian Sheather, asesor especial de la Asociación Médica Británica (BMA), dijo: “No hay duda de que estas actividades son una parodia de las obligaciones morales en medicina”. En cuanto a las tecnologías occidentales, los defensores esperan leyes que “puedan actuar como elemento disuasorio incluso de la complicidad involuntaria en la sustracción de órganos por parte de empresas e instituciones occidentales”.

“La doctrina legal de ayuda e instigación es una de esas posibles vías que podría ser particularmente peligrosa para los fabricantes de dispositivos médicos”, escribió el artículo. “Se utilizó en 1946 para condenar al director general de Tesch & Stabenow, el fabricante del gas venenoso Zyklon B, por complicidad en el Holocausto”.

China es conocida por la falta de transparencia de su sistema médico, entre otros aparatos estatales. Esto hace que sea difícil para una empresa occidental estar segura de que una máquina de diagnóstico o un dispositivo quirúrgico no se utilizará para la sustracción de órganos.

“Si no pueden estar seguros de que sus equipos no se utilizan de esa manera, tienen que plantearse seriamente si deben estar en ese mercado”, señaló Sheather.

Envía tu comentario

guest
2 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas