Fuente: Minghui.org

El libro Proof of Heaven: A Neurosurgeon’s Journey into the Afterlife, (Prueba de la existencia del cielo: El viaje de un neurocirujano más allá de la vida), del neurocirujano estadounidense Eben Alexander, publicado en 2012, describe su relato en primera persona de una experiencia cercana a la muerte que tuvo mientras luchaba contra la meningitis. “Mi experiencia me mostró que la muerte del cuerpo y del cerebro no son el fin de la conciencia, que la experiencia humana continúa más allá de la tumba”, escribió.

Su historia también fue recogida por Newsweek en el número de octubre de 2012 con el título “El cielo es real” en la portada. “Nuestro ser espiritual eterno es más real que todo lo que percibimos en este reino físico, y tiene una conexión divina con el amor infinito del Creador”.

Más allá de la ciencia moderna

Otros científicos también han confirmado las experiencias cercanas a la muerte. En 2008 se inició un estudio a gran escala de 2.060 pacientes en 15 hospitales del Reino Unido, Estados Unidos y Austria. Los hallazgos se publicaron en 2014 en la revista Resuscitation titulada “AWARE-AWAreness during REsuscitation-A prospective study” (Conciencia durante la reanimación: un estudio prospectivo).

“Los temas relacionados con las experiencias de la muerte parecen ser mucho más amplios de lo que se ha entendido hasta ahora, o de lo que se ha descrito como las llamadas experiencias cercanas a la muerte”, escribió Sam Parnia, de la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook. Muchos pacientes vieron un túnel o una luz.

Vida terrenal transitoria

En la antigua China, existía la creencia de que las personas eran observadas de cerca por lo divino. Un ejemplo fue documentado por Shen Jiji en la dinastía Tang en Zhen Zhong Ji (El mundo dentro de una almohada).

Un erudito pobre llamado Lu Sheng conoció a un taoísta en un hotel. Charlaron un rato, pero Lu estaba cansado. El taoísta le dio una almohada para que durmiera la siesta mientras el dueño del hotel les cocinaba arroz.

Mientras dormía, Lu tuvo un sueño en el que se casaba con una chica de la prestigiosa familia Cui. Se convirtió en funcionario y, tras varios ascensos, fue nombrado canciller. Sin embargo, otros funcionarios le tendieron una trampa y lo abandonaron, y estuvo a punto de perder la vida. Más tarde, el emperador volvió a nombrarlo para un alto cargo oficial con una riqueza incomparable. También tuvo cinco hijos, todos exitosos, y fue muy respetado en todo el país. Tenía 80 años cuando murió.

Lu se despertó mientras el dueño del hotel seguía cocinando el arroz y dijo: “Parece que la vida es como un sueño. ¿Verdad?”.

“La felicidad humana es todo eso”, respondió el taoísta.

Eso es cierto. Una persona puede luchar por la fama y la ganancia toda su vida, pero muy a menudo acaba decepcionada porque otro parece tener siempre una vida mejor. Después de la muerte, sin embargo, todo el mundo se queda con las manos vacías.

Viendo todo esto, muchas personas se centran en la iluminación espiritual. Es decir, si mejoramos constantemente nuestro carácter al tiempo que dejamos de lado las búsquedas terrenales, podremos volver a nuestro hogar celestial de donde venimos.

Envía tu comentario

guest
7 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas