Traducido de LifeSiteNews.com por TierraPura.org

Las antiguas afiliaciones políticas ya no importan.

 Cuando la fuerza policial privada de la administración Biden, antes conocida como el FBI, allanó ayer la casa de Donald Trump, mi primera reacción fue de asombro. Mi segunda reacción fue, y esto puede sorprender, por el hecho de que el otro bando haya mostrado por fin, de forma inequívoca, sus cartas.

Tan pronto como Trump anunció su campaña para la presidencia el 16 de junio de 2015, fue subrepticiamente blanco de destrucción por parte de los demócratas y sus aliados del Estado Profundo en el FBI, la CIA y el DOJ. Pero ni el engaño de la colusión rusa, ni tres esfuerzos fallidos de impugnación, ni una elección robada, ni la farsa de la comisión del 6 de enero han detenido hasta la fecha al líder del movimiento MAGA. 

Así que desesperados por impedir que Trump vuelva a presentarse, decididos a decapitar el movimiento que él lideró, han salido de las sombras.

Al hacerlo, las personas que actualmente controlan los resortes del poder en Washington no podrían, a falta de asesinar al ex presidente, haber dejado más claro su desprecio por la Constitución y el Estado de Derecho.

Ni que decir que no existe ningún precedente histórico, al menos en la historia de Estados Unidos, para este tipo de acciones.  A pesar de la amarga disputa política entre Thomas Jefferson y John Adams, ninguno de ellos trató de utilizar los poderes de su cargo mientras era presidente para difamar o inculpar al otro. Así ha sido a lo largo de los últimos dos siglos y medio, hasta ahora.

Decenas de millones de estadounidenses saben ahora, si es que no lo sabían antes, que los guantes están fuera, y que el puño cerrado será la respuesta del Estado autoritario a cualquier desafío serio a su autoridad. Si Joe Biden, Merrick Garland, Christopher Wray y sus secuaces pueden asaltar la casa de Trump con algún pretexto, confiscar todo lo que no esté clavado, e incluso entrar en su caja fuerte personal (que estaba vacía), entonces nadie está a salvo de estos nuevos tiranos.

Como dice el refrán chino: “Si quieres encontrar a alguien culpable, no te faltarán pruebas”.

Los demócratas llevan siete años intentando encontrar a Trump culpable de algo, de cualquier cosa. Cada vez más desesperados por sacarlo del tablero político, sin embargo han fracasado una y otra vez. Este último esfuerzo por saquear su residencia personal se basó supuestamente en su mal manejo de documentos secretos. 

Pero el Presidente es la máxima autoridad en materia de clasificación, tiene una instalación segura en Mar-a-Lago y, según su abogado, ha estado trabajando armoniosamente con los Archivos Nacionales para asegurarse de que todo se conserva adecuadamente.

Vale la pena recordar también que el FBI no allanó la casa de la ex secretaria de Estado Hillary Clinton en busca de su servidor personal y sus dispositivos electrónicos. Tampoco el Departamento de Justicia la acusó de haber borrado 33.000 correos electrónicos, muchos de los cuales eran altamente clasificados. De hecho, no hubo consecuencia alguna para la demócrata de toda la vida.

La verdadera razón por la que la casa de Trump fue allanada debe estar en otra parte. ¿Podría ser que el FBI y sus manipuladores políticos, que intentaron y fracasaron en destruir a Trump con el engaño de la colusión rusa, estuvieran simplemente buscando cualquier suciedad sobre él que pudieran encontrar? Eso explicaría, sin duda, por qué, después de su operación de allanamiento, supuestamente se llevaron 15 cajas de materiales sin siquiera revisarlas primero.

Lo que la redada dejó en claro es que los pocos en Washington, llámenlos fascistas, socialistas, comunistas, o lo que quieran, tienen la intención de engañar y dominar al resto de Estados Unidos durante mucho tiempo. Y que, en lugar de un puñado de funcionarios deshonestos del FBI y del Departamento de Justicia, estamos tratando con un cáncer que ha hecho metástasis en ambas agencias, y quizás en otras.

Representa un abuso de poder tan exagerado que parece deliberado, tal vez destinado a quebrantar nuestro espíritu mostrando quién dirige realmente el país (no nosotros). O tal vez tenía la intención de provocar una respuesta que, al igual que los flashes y las bolas de pimienta disparadas a una multitud pacífica el 6 de enero, se utilizaría para pintar a todos los conservadores como “terroristas domésticos”.

Lo primero que tenemos que hacer como respuesta es asaltar las urnas en noviembre. Debemos ganar por un margen tal que, por más urnas que haya, el otro bando pierda ampliamente. Necesitamos una mayoría decisiva en la Cámara de Representantes y el control del Senado para mantener a raya la locura actual.

Lo segundo que debemos hacer es apoyar a Trump cuando anuncie que se presenta, de nuevo, a la presidencia.  Ese día debe llegar pronto, porque es el único candidato probado y preparado para la batalla que tenemos. Después de siete años en la línea de fuego, no sólo sabe dónde se esconde el enemigo en el pantano, sino que entiende lo que se necesita para desenterrarlo de raíz.

Y recuerde todo el tiempo que no está haciendo esto por Donald Trump, sino por sus hijos y nietos. Como dijo ayer Newt Gingrich: “Si 30 agentes del FBI pueden tomar la casa de un ex presidente de los Estados Unidos y probable candidato a la presidencia, ¿qué pueden hacer contigo? … “Creo que es un paso muy aterrador hacia un estado policial, y la eliminación de la Constitución como un documento real”.

Envía tu comentario

guest
8 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas