Fuente: Minghui.org

De niño me llenaba de preguntas. Recuerdo que una vez, cuando tenía tres o cuatro años, estaba fuera después de cenar. Contemplé las estrellas en el cielo y me pregunté: “¿Me miran como yo las miro?”. Esa fue la primera vez que empecé a pensar de dónde venían los seres humanos.

A medida que crecía, seguía sintiendo curiosidad por saber de dónde venía la humanidad y hacia dónde nos dirigíamos.

El árbol evolutivo y la mutación genética

Según los libros de texto actuales, todas las vidas pueden remontarse a un origen común a lo largo de un árbol filogenético, también conocido como árbol evolutivo. Los organismos inferiores son como las raíces y evolucionaron hacia organismos superiores como las ramas. Pero, ¿es esto cierto?

En resumen, la hipótesis del árbol evolutivo sostiene que todas las vidas proceden de un ancestro común a través de la mutación y la selección natural. Pero hay varios problemas con esta hipótesis. En primer lugar, no hay pruebas que apoyen la suposición de una ascendencia común. De hecho, “el problema era que los distintos genes contaban historias evolutivas contradictorias”, escribió el biólogo evolutivo Eric Bapteste, de la Universidad Pierre y Marie Curie, en un artículo de New Scientist de 2009 titulado “Por qué Darwin se equivocó sobre el árbol de la vida”.

En segundo lugar, los biólogos creen que las nuevas especies proceden de mutaciones aleatorias, pero muchos científicos han descubierto que en realidad no es así. “Siempre pensamos que la mutación era básicamente aleatoria en todo el genoma”, señaló el profesor adjunto Grey Monroe de la Universidad de California, Davis. “Resulta que la mutación es muy poco aleatoria y es no-aleatoria de un modo que beneficia a la planta. Es una forma totalmente nueva de pensar en la mutación”.

Monroe publicó sus descubrimientos en un artículo en coautoría con Detlef Weigel, director científico del Instituto Max Planck, en un artículo de Nature de 2022 titulado “El sesgo de la mutación refleja la selección natural en Arabidopsis thaliana“. Escribieron: “Concluimos que el sesgo de mutación asociado al epigenoma reduce la aparición de mutaciones deletéreas en Arabidopsis, desafiando el paradigma predominante de que la mutación es una fuerza sin dirección en la evolución.”

Civilización prehistórica

Hay otras pruebas que no concuerdan con la teoría evolutiva, como los descubrimientos prehistóricos en todo el mundo.

Un ejemplo es la civilización Harappan, que floreció en la actual India y en la cercana Mohenjo-daro (una ciudad de Pakistán) en torno al 3.300 a.C. Los arqueólogos quedaron sorprendidos por su avanzada arquitectura, sus servicios básicos y sus sofisticados artefactos. La repentina disminución de la civilización coincidió con la horrible guerra descrita en la epopeya sankrita El Mahabharatai. Con explosiones “más brillantes que mil soles”, ilustraba cómo, tras una guerra devastadora, la gente perdía el pelo y las uñas subsistiendo con suministros de alimentos contaminados, según un artículo de The Times of India de marzo de 2019 titulado “Los investigadores encuentran pruebas de una antigua “guerra atómica” de muchos años antes.” Estas descripciones coinciden con las secuelas de una guerra nuclear.

Se han hecho muchos otros descubrimientos similares. Reactores nucleares de hace dos mil millones de años fueron encontrados en Gabón, África, como se informó en Scientific American y otras revistas. Se encontró la huella de un zapato humano en fósiles de trilobites de unos 500 millones de años. Se encontraron tubos metálicos semiovoides en tizas del Cretácico francés de hace 65 millones de años. La estela maya de Quirigua documentó la ubicación del sol hace 400 millones de años. En el Golfo de Argentina se encontraron sílex y chimeneas de hace 3,5 millones de años. En Massachusetts se encontró la olla de Dorchester, un objeto metálico parecido a un jarrón de hace 6 millones de años.

Estos hallazgos desafían la teoría de la evolución y sugieren que las civilizaciones antiguas podrían haber existido hace mucho tiempo. Al fin y al cabo, los primitivos hombres de las cavernas o sus antepasados no podían dominar tecnologías tan avanzadas. Eso significa que debemos tener una mente abierta en lugar de aceptar el darwinismo tal como se presenta.

Materia y espíritu

La ciencia moderna se centra en el mundo material y rara vez evalúa la existencia de lo espiritual. A continuación, se presentan varios estudios que sugieren una comprensión más profunda en este ámbito.

Cleve Backster, un antiguo especialista en interrogatorios de la CIA formado en el uso de detectores de mentiras, realizó un experimento en 1966. Conectó los electrodos de un detector de mentiras a las hojas de una planta y registró la reacción de la planta cuando fue regada. El detector de mentiras registró medidas que, en el caso de los humanos, indican felicidad. Cuando pensó en quemar una hoja, el detector de mentiras registró el miedo. Su equipo probó 25 plantas diferentes y obtuvo resultados similares.

En sus experimentos con la estructura molecular del agua, Masaru Emoto demostró en Japón que las palabras, las imágenes y la música podían alterar la estructura del agua. Herbert Gasser y Joseph Erlanger, ganadores conjuntos del Premio Nobel en 1944, creían que los pensamientos humanos existen como un tipo de energía, como las ondas electromagnéticas en esta dimensión. El físico soviético I. M. Kogan creía que los pensamientos tienen una gran longitud de onda con unos 10 joules de energía.

Existencia de la vida

Además de nuestro mundo visible, los científicos han descubierto la existencia de otras dimensiones. La teoría de las supercuerdas especula que el universo existe en 10 dimensiones diferentes.

Avi Loeb, el presidente más antiguo del Departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard (2011-2020), planteó la posibilidad de que nuestro universo pudiera haber sido creado en el laboratorio de una civilización tecnológica avanzada. “Dado que nuestro universo tiene una geometría plana con una energía neta nula, una civilización avanzada podría haber desarrollado una tecnología que creara un universo bebé de la nada a través de la tunelización cuántica”, escribió en un artículo de 2021 en Scientific American titulado “¿Fue nuestro universo creado en un laboratorio?”

“Esta posible historia de origen unifica la noción religiosa de un creador con la noción secular de la gravedad cuántica. No poseemos una teoría predictiva que combine los dos pilares de la física moderna: la mecánica cuántica y la gravedad”, escribió en el artículo. “Pero una civilización más avanzada podría haber logrado esta hazaña y dominar la tecnología de creación de universos bebé”.

***

Nota: Soy un practicante de Falun Dafa de casi 20 años. Falun Dafa es una práctica de cuerpo y mente basada en los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia. La práctica no sólo ha mejorado mi salud, sino que también me ha convertido en una persona mejor y más sabía que ahora tiene una nueva perspectiva del mundo.

Mirando hacia atrás en la historia, los grandes descubrimientos fueron posibles porque la gente no insistió ciegamente en aferrarse a las nociones actuales. Por el contrario, tenían mentes abiertas cuando exploraban el mundo. Creo que, con esa mentalidad, podemos descubrir que el mundo es más interesante de lo que pensamos.

Envía tu comentario

guest
2 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas