Traducido de Breitbart.com por TierraPura.org

Este lunes, un informe publicado por Hong Kong Watch y por la profesora Laura T. Murphy, de la Universidad de Sheffield Hallam, reveló que decenas de fondos de pensiones estatales estadounidenses, británicos y canadienses invierten pasivamente en empresas chinas acusadas de esclavizar a los musulmanes uigures.

El informe, titulado “Financiación pasiva de crímenes contra la humanidad: Cómo sus ahorros pueden estar financiando campos de internamiento y trabajos forzados en China”, identificó 13 empresas chinas que cotizan en tres índices vitales de Morgan Stanley Capital International (MSCI) y que utilizan mano de obra uigur forzada proporcionada por programas chinos patrocinados por el Estado, o que han participado en la construcción de campos de concentración para los uigures.

En la actualidad, China está llevando a cabo un genocidio contra el pueblo uigur y otras comunidades no Han en el Turquestán Oriental, una región occidental bajo ocupación comunista china que el régimen denomina Xinjiang.

Una de las empresas señaladas por el informe es Foxconn Technology, la empresa con sede en Taiwán cuya enorme planta en Zhengzhou, China, es la mayor instalación del mundo para ensamblar iPhones de Apple. Los autores citaron documentación que demuestra que “cientos de trabajadores uigures fueron trasladados a las fábricas de Foxconn”, incluida la de Zhengzhou, donde “al parecer se les exigió que trabajaran al menos 100 horas extras cada mes”.

“Foxconn participa en el plan de ‘ayuda a Xinjiang’, y los trabajadores uigures están bajo constante vigilancia, sometidos a reeducación patriótica y se espera que expresen su gratitud al Partido Comunista”, señalaron los autores.

La planta de Foxconn en Zhengzhou está actualmente en los titulares porque muchos de sus trabajadores huyeron de un brutal cierre por coronavirus, y los que quedan se están amotinando contra las malas condiciones de vida y las prácticas laborales abusivas. Apple está advirtiendo a sus clientes de todo el mundo que el suministro de iPhone podría retrasarse considerablemente debido a los disturbios en la planta de Zhengzhou.

“Ayuda a Xinjiang” es el eufemismo oficial del Partido Comunista chino para referirse a sus políticas abusivas contra los uigures. China afirma que los enormes campos de concentración que se extienden por la provincia de Xinjiang no son más que “escuelas de formación profesional” que, por casualidad, están rodeadas de vallas de alambre de púas sin ninguna razón en particular. Los campos de concentración llegaron a albergar hasta 3 millones de personas en su momento álgido, pero desde entonces enviaron a miles de personas a trabajar en fábricas de todo el país como esclavos. El Partido Comunista vende abiertamente esclavos uigures a empresas por Internet.

Xinjiang Aid presenta los programas de esclavitud de China como un Estado comunista benévolo que ofrece transporte gratuito a interesantes oportunidades de trabajo en otras provincias para los graduados de estas sombrías “escuelas de formación profesional”, donde trabajan por un salario mínimo o nulo y no tienen ningún control sobre las condiciones de su empleo.

El informe enumera los fondos de inversión que poseen acciones en las empresas chinas infractoras, una lista que lamentablemente incluye “algunos de los mayores gestores de fondos de pensiones privados e importantes fondos de pensiones públicos locales del Reino Unido, Canadá y Estados Unidos”.

“Dada la popularidad de MSCI como referencia mundial para los mercados emergentes, esta lista no incluye todos los fondos que invierten en estos índices; otros fondos pueden estar igualmente expuestos”, señalaron los autores.

A la cabeza de la lista se encontraban fondos gestionados por BlackRock, HSBC, UBS, Invesco y Deutsche Bank, todos ellos invertidos en seis empresas chinas de las que se documentó que empleaban mano de obra forzada, además de seis empresas implicadas en la “construcción de infraestructuras represivas” en la provincia china de Xinjiang, donde viven los uigures.

La lista completa incluía 18 grandes gestores de activos internacionales, 11 fondos de pensiones estatales estadounidenses, 4 fondos de pensiones canadienses y 8 fondos de pensiones del Reino Unido, además de dos fondos de pensiones de Nueva Zelanda y Japón.

Entre los fondos de pensiones estadounidenses figuraban el inmenso Sistema de Jubilación de Empleados Públicos de California (CalPERS), el fondo de profesores del Estado de Nueva York y fondos de inversión o de jubilación de Florida, Minnesota, Nevada, Nueva Jersey, Oklahoma y Pensilvania.

El informe señalaba que solamente tres de las empresas chinas que destacó por sus abusos están actualmente cubiertas por la Ley de Prevención del Trabajo Forzoso Uigur (UFLPA), una ley estadounidense que entró en vigor en junio. La UFLPA exige a los importadores que demuestren que los productos cosechados o fabricados en Xinjiang no están sujetos a trabajo forzoso, una norma mucho más estricta que los anteriores controles de importación.

“Se trata de un notable punto ciego, teniendo en cuenta los datos disponibles de forma pública a los que se puede acceder sobre cada empresa incluida en la lista. El gobierno de Estados Unidos debería ampliar las listas para garantizar que las empresas que se sabe que son cómplices del trabajo forzoso queden excluidas de la importación de bienes en virtud de la UFLPA”, aconsejaba el informe.

Los autores también recomendaron al gobierno de EE.UU. que “armonice” la UFLPA con la lista de entidades cubiertas por la Orden Ejecutiva 14032, una orden de junio de 2021 que prohibía la inversión en entidades chinas asociadas a abusos de los derechos humanos y a la creciente amenaza para la seguridad del “complejo militar-industrial de la República Popular China”.

Los autores señalaron que la UFLPA no prohíbe las inversiones, por lo que, hasta que se armonice con la Orden Ejecutiva 14032, es posible que los estadounidenses inviertan en empresas cuyas importaciones están prohibidas porque se dedican a la esclavitud.

El informe hacía recomendaciones similares a la Unión Europea y a Canadá, aconsejando la creación de “entidades cuidadosamente examinadas de las que se sepa que están implicadas en el trabajo forzoso impuesto por el Estado en la región uigur” y utilizando esta lista maestra para aplicar prohibiciones armonizadas a “la contratación pública, las pensiones, las inversiones gubernamentales y las importaciones”.

“Los legisladores y los funcionarios del gobierno deben considerar urgentemente cómo puede ser moralmente defendible que las pensiones de los empleados federales se inviertan pasivamente en empresas cómplices de graves violaciones de los derechos humanos en la región uigur”, señala el informe.

“Se sabe que 13 empresas del índice de mercados emergentes de MSCI utilizaron directamente mano de obra forzada a través del traslado forzoso de uigures por parte de China, o participaron en la construcción de campos”, dijo el cofundador de Hong Kong Watch, Johnny Patterson.

“Dado que este índice es el índice de mercados emergentes más seguido del mundo, plantea serias dudas sobre la seriedad con la que las instituciones financieras internacionales se toman sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos o la “S” de ESG”, afirmó.

ESG son las siglas de “Environment, Social, and Governance Investing” (Inversión medioambiental, social y de gobernanza). El concepto se introdujo precisamente para evitar el tipo de inversión pasiva en apoyo de los abusos de los derechos humanos documentados por Murphy y Hong Kong Watch.

Una de las recomendaciones del informe para las empresas occidentales era incluir en una lista negra universal a las “empresas cómplices de genocidio, crímenes, contra la humanidad o esclavitud moderada” de los índices mundiales utilizados por los fondos de pensiones públicos y los inversores privados.

Patterson dijo que las empresas “conocidas por utilizar la esclavitud moderna o por ser cómplices de crímenes contra la humanidad” deberían ser clasificadas como “acciones pecaminosas” intocables, como el tabaco.

“Los gobiernos tienen el deber de señalar qué empresas son inaceptables, pero las instituciones financieras internacionales también deben hacer su debida diligencia. Es inaceptable que enormes cantidades de dinero de los pensionistas y de los inversores minoristas se canalicen pasivamente hacia empresas que se sabe que utilizan el trabajo forzado”, afirmó.

Murphy, profesora de derechos humanos y esclavitud contemporánea en el Centro Helena Kennedy para la Justicia Internacional de la Universidad Sheffield Hallam, dijo que invertir en las empresas chinas identificadas por su investigación es tanto un “grave riesgo ético” como un riesgo financiero, porque “estas empresas han sido objeto de sanciones gubernamentales y de campañas internacionales de defensa”.

“Las pensiones, los fondos de jubilación y los ahorros de muchas personas se invierten de forma pasiva porque, como consumidores promedio, no tenemos tiempo para investigar todas y cada una de las inversiones”, observó. “Nadie debería invertir pasivamente en la opresión de los uigures”.

“Las marcas señaladas en este informe son un cuento con moraleja sobre lo que puede ocurrir cuando las empresas hacen negocios en geografías opacas o de alto riesgo sin la debida diligencia apropiada y continua en materia de derechos humanos”, dijo Anita Dorett, directora de la Alianza de Inversores por los Derechos Humanos.

“Millones de uigures y otros pueblos turcos de mayoría musulmana están sometidos a atroces violaciones de los derechos humanos, y el rendimiento financiero y en materia de derechos humanos de las empresas y sus inversores se pone en peligro. Cuando se trata de respetar los derechos humanos, no puede haber un inversor pasivo”, dijo Dorett.

“Este informe debería ser una llamada de atención para todos los gestores de activos y fondos de pensiones. Los inversores deben exigir a las empresas en las que invierten que rastreen completamente sus cadenas de suministro y que desinviertan urgentemente de cualquier vínculo con la región uigur o con los traslados de mano de obra forzada desde la región”, declaró Rushan Abbas, directora ejecutiva de la Campaña por los Uigures.

Abbas instó a los índices de inversión, como el MSCI, a retirar de la lista a las empresas vinculadas a la esclavitud, “para que el ciudadano medio no tenga que preocuparse de que esté financiando crímenes contra la humanidad”.

El lunes, el Toronto Star informó de que el Plan de Pensiones de Canadá, uno de los fondos descritos como inversores pasivos en el genocidio uigur, rechazó las conclusiones del informe e insistió en que cuenta con vigorosas salvaguardias contra la inversión en empresas extranjeras que abusan de los derechos humanos.

“Puede que utilicemos diferentes programas para seguir un índice, pero lo hacemos mediante un proceso sintético de derivados, y eso significa que no estamos realmente invertidos en las empresas que componen el índice”, dijo Michel Leduc, director general de asuntos públicos de la Junta de Inversiones del Plan de Pensiones de Canadá (CPPIB).

El director de política y defensa de Hong Kong Watch, Sam Goodman, rebatió que los datos de su informe sobre el Plan de Pensiones de Canadá son exactos, y muestran que el plan realiza más de 13.000 millones de dólares en inversiones pasivas en empresas chinas vinculadas al trabajo forzoso. Invitó a la junta de inversiones a proporcionar cualquier información actualizada que pueda rebatir las conclusiones del informe.

“Si la situación ha cambiado y el CPPIB se ha desprendido de cualquier exposición a MSCI China y MSCI Emerging Markets, agradeceríamos que nos aclararan su posición y que publicaran en su sitio web la lista completa de las nuevas participaciones”, dijo Goodman.

Otros analistas y legisladores canadienses declararon al Toronto Star que el gobierno canadiense debería crear listas de entidades prohibidas, como hace Estados Unidos, para facilitar que los gestores de fondos eviten invertir de forma pasiva en trabajos forzados, y para que los particulares sepan cuándo sus fondos de pensiones realizan este tipo de inversiones.

“Es casi imposible para alguien sentado aquí en esta parte del mundo mirar a una empresa y entender su nivel de apoyo a los militares chinos o los abusos en Xinjiang, si no tienes un buen chino y conocimientos de investigación. Las instituciones tienen procesos internos, pero la mayoría se inclinan hacia el cumplimiento, no hacia el buen gobierno ético”, explicó Dane Chamorro, socio principal de Control Risks.

“En China, las empresas tecnológicas están vendiendo tecnología de vigilancia no solo al gobierno chino, sino también a nivel mundial en áreas que algunos inversores empresariales considerarían incómodas. ¿Es esto defendible para las partes interesadas? Lo que era aceptable hace dos años puede no serlo hoy, así que es una pieza en movimiento”, dijo Chamorro.

Otro fondo canadiense que aparece en la lista de financiación pasiva de crímenes contra la humanidad, el Civil Service Superannuation Board (CSSB) de Manitoba, declinó hacer comentarios cuando el Toronto Star se puso en contacto con él, al igual que Morgan Stanley y la oficina de la ministra de Finanzas canadiense, Chrystia Freeland.

Envía tu comentario

guest
2 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas