Traducido de TheGatewayPundit.com por TierraPura.org

En palabras del ex jefe de gabinete de Barack Obama, Rahm Emanuel: nunca dejes que una crisis grave se desperdicie. Los agentes de policía de Queensland (Australia) han seguido este consejo para infligir autoritarismo al público en general.

El 12 de diciembre, seis personas fueron tiroteadas, entre ellas dos policías, en una remota propiedad del estado de Queensland. Nathaniel Train, su hermano Gareth Train y la esposa de Gareth, Stacey, fueron identificados como los presuntos asesinos por fuentes policiales de alto rango. Al parecer, prepararon la emboscada y mataron a los policías cuando entraban en la propiedad.

En respuesta al crimen, la policía de Queensland decidió aprovechar la oportunidad y fomentar un poco el chivatazo para reforzar sus poderes. El subcomisario Tracy Linford tenía en mente específicamente a los escépticos antigubernamentales y de la vacuna COVID-19.

Del subcomisario Linford:

“Si hay alguien por ahí que sepa de alguien que pueda estar mostrando un comportamiento preocupante en torno a teorías conspirativas, antigubernamentales, antipoliciales, teorías conspirativas en torno a la vacunación COVID-19 como lo que estamos viendo con la familia Train, nos gustaría saberlo”.

“Queremos saber sobre eso. Y puedes contactar con la policía directamente o ir a través de Crime Stoppers”.

Una medida así es lo que la gente esperaría en una dictadura como en China, no en una supuesta democracia como Australia. Pero The Gateway Pundit ha informado asiduamente sobre cómo Australia convirtió su antigua democracia en una dictadura tercermundista durante el COVID.

He aquí algunos ejemplos:

Disparar a los manifestantes por la espalda por manifestarse en contra de las restricciones COVID.

El uso de software de reconocimiento facial para hacer cumplir las cuarentenas COVID.

Utilizar las restricciones de COVID como excusa para matar a los perros rescatados antes de que fueran recogidos por los refugios de animales.

Retención y vacunación forzosa de aborígenes contra su voluntad.

Asaltar residencias para confiscar alcohol y hacer cumplir las órdenes de bloqueo.

En retrospectiva, ahora es de esperar que las autoridades australianas utilicen sus poderes para aumentar la tiranía y acabar con la disidencia. Y la mayoría de los australianos se han alegrado de cambiar la libertad por una sensación de seguridad.

Australia nunca abandonó realmente sus raíces de colonia penal. Los ciudadanos de a pie están pagando ahora las consecuencias.

Envía tu comentario

guest
6 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas