Carolina Avendano – Vision Times

¿Alguna vez te has preguntado por qué las festividades chinas, como el Año Nuevo, el Festival del Medio Otoño y el Festival del Bote del Dragón, se celebran en fechas diferentes cada año, o por qué cada año está representado por un animal del zodíaco chino? ¿O te has preguntado cuál es el significado detrás de las correspondencias simbólicas dentro de este intrincado pero fascinante sistema de calendario?

Este 22 de enero se celebra el Año Nuevo Chino, el año del Conejo de Agua. Exploremos cómo los chinos contaban los años en la antigüedad y la forma notable en que se ordenaba el calendario chino tradicional para equilibrar los ciclos cosmológicos. 

En sintonía con el cosmos: el calendario lunisolar

Los antiguos chinos tenían un conocimiento extraordinario en varios temas, uno de los cuales era la astronomía. Estudiaron los cuerpos celestes, entendieron sus ciclos y examinaron su relación con los ciclos biológicos de la vida en la Tierra. Así, su método de contar los años y su forma de adaptarse a los cambios de la naturaleza siguieron a los fenómenos astronómicos. 

En el calendario chino tradicional, los meses se cuentan siguiendo los ciclos mensuales de las fases lunares, y cada mes comienza con la luna nueva. La duración de un año se define por el tiempo que tarda el sol en volver a la misma posición en nuestro cielo, lo que se conoce como términos solares, lo que, a su vez, da lugar a las cuatro estaciones.

Dado que este sistema combina el calendario lunar y el calendario solar, el calendario chino tradicional es lunisolar. Si fuera solo solar, como el calendario gregoriano, los meses no estarían sincronizados con los cambios en la luna. Si fuera un sistema puramente lunar, como el calendario islámico, los años no estarían sincronizados con la órbita terrestre y las cuatro estaciones. 

Meses bisiestos en lugar de días bisiestos

El año solar tiene una duración de 365,2425 días, lo que podría aproximarse a 365 ¼ días. Dado que no es muy práctico incluir solo un cuarto de día cada año, el calendario gregoriano se mantiene actualizado agregando un día adicional cada cuatro años: el 29 de febrero. El próximo año bisiesto es 2024. 

Se utiliza un concepto similar para evitar que el calendario lunisolar se desincronice con las rotaciones de la tierra alrededor del sol. Los antiguos chinos calcularon que un mes lunar es en promedio 0,92 días más corto que un mes solar, lo que significa que un año de 12 meses usando este sistema tendría solo 354 días.

Para compensar esto, los chinos acumulaban los días que “faltaban” en cada mes lunar —con respecto al sistema solar— hasta que estos sumaban entre 29 a 30 días, es decir, un mes completo. Esto tomaría entre 32 y 33 meses (aproximadamente 3 años), al final de los cuales se agregaría un mes 13 al año. 

El último mes bisiesto en el calendario lunisolar chino fue en 2020, año en el que hubo dos cuartos meses lunares: Mes 4 (四月 sìyuè) y Mes bisiesto 4 (闰四月 Rùnsìyuè). El próximo mes bisiesto será en 2023, cuando se observarán dos Meses 2: Mes 2 (二月 èryuè) y Mes bisiesto 2 (闰二月 Rùnèryuè) (Imagen: Carolina Avendano/Vision Times)

Se agrega un mes bisiesto chino ( rùnyuè閏月) al calendario lunisolar aproximadamente una vez cada tres años, lo que permite mantener alineados los años lunares y solares. Los años de 12 meses se conocen como años comunes ( píng nián平年) y los de 13 meses se denominan años largos o bisiestos (rùn nián閏年). 

El ciclo es complejo, utiliza una amplia gama de cálculos astronómicos para una precisión perfecta, pero tiene sus reglas generales. Un ciclo lunisolar dura aproximadamente 19 años, en los que siempre hay siete años bisiestos. Un año bisiesto se determina encontrando el número de lunas nuevas entre el mes 11 de un año y el mes 11 del siguiente. 

LEA TAMBIÉN

Si entre los dos “noviembres chinos” (el mes 11) hay 13 lunas nuevas, ese año debe contener un mes bisiesto. 

Los meses bisiestos se agregan a un mes determinado y reciben el nombre del mes siguiente. Por ejemplo, en 2023, el segundo mes se duplicará y, por lo tanto, tendrá 59 días desde el 20 de febrero en el calendario occidental hasta el 19 de abril. 

El mes que se debe duplicar normalmente se determina por su relación con los 24 términos solares, que se presentan más adelante en este artículo. 

De acuerdo con los cambios en la naturaleza, los antiguos chinos nombraron los meses lunares de acuerdo con los fenómenos biológicos. Los meses también tenían correspondencias con elementos espirituales, a saber, yin y yang, y los Cinco Elementos, que forman la base del famoso zodíaco chino.

Nombres fenológicos de meses en el calendario chino tradicional. Estos no se usan comúnmente en el idioma chino moderno, ya que las personas generalmente se refieren a los meses por número. (Imagen: Carolina Avendano/Vision Times)

Términos solares y el comienzo del año

En el calendario chino tradicional, los años comienzan en la segunda luna nueva después del solsticio de invierno en el hemisferio norte. Este fenómeno astronómico se debe a que el polo ártico alcanza su máxima inclinación alejándose del sol, y da lugar al día más corto del año, ya sea el 21 o el 22 de diciembre del calendario gregoriano.

Cuando comenzaba cada año, los antiguos chinos seguían de cerca la posición del sol en el cielo, identificando los cambios que dictaba en la naturaleza a lo largo del año. Como resultado, se distinguieron veinticuatro términos solares diferentes, cada uno de 15 o 16 días, lo que permitió predecir la llegada de las estaciones y determinar el momento adecuado para crecer y cosechar cultivos durante el año. 

Con cada año solar (Suì歲) cuidadosamente calculado entre los solsticios de invierno y dividido con precisión en 24 términos solares, los chinos no solo podían sincronizar sus actividades agrícolas con las estaciones, sino también predecir los fenómenos celestiales que guiarían cuándo celebrar rituales y ceremonias importantes. de acuerdo con su deber moral de expresar reverencia y respeto por el cielo y lo divino. 

A cada término solar también se le dio su propio nombre para denotar los principales cambios que introdujo en la naturaleza. 

Los veinticuatro términos solares definen las cuatro estaciones. (Imagen: Carolina Avendano/Vision Times)

El siglo 48

Los chinos se refieren al calendario tradicional como calendario lunar (陰曆) o «calendario del agricultor» (Nóng lì農曆), y este último nombre se alentó particularmente después de la toma del poder comunista para eliminar sus connotaciones espirituales y de clase alta. Pero el calendario debería ser conocido correctamente como Huang li (黃曆), el Calendario del Emperador Amarillo.

Según la leyenda, el Emperador Amarillo, o Xuanyuan (軒轅黃帝), fue el fundador de la civilización china que unió a las tribus que vivían a lo largo del río Amarillo y pacificó a las fuerzas bárbaras con armas y magia que le otorgaron los dioses. 

A lo largo de la historia, los chinos solían referirse al año por su posición en el ciclo zodiacal de 60 años, o por el año real del emperador que estaba en el trono. 

Pero por respeto al Emperador Amarillo, el calendario chino comienza con el año de su reinado hace casi 5.000 años en 2698 a. C. Eso hace que 2023 sea el año 4721 según el cómputo chino. 

El ciclo sexagenario y el zodíaco chino

Además de calcular la duración de los ciclos celestes y terrestres, los antiguos chinos desarrollaron una profunda comprensión de la relación entre el tiempo cósmico, los elementos naturales y la vida humana. 

Crearon un sistema para identificar años, meses y fechas, incorporando las filosofías fundamentales del Yin y el Yang, los Cinco Elementos, el Zodíaco Chino y la astrología China.

Este sistema se llama el “Ciclo sexagenario” o “Tallos y ramas” (Gānzhī干支) y abarca 60 términos para denotar unidades de tiempo. Su uso se remonta a miles de años, sirviendo no solo como herramienta para medir el tiempo, sino también para predecir el destino de un individuo o de toda una sociedad. Echemos un vistazo a cómo funciona este sistema. 

El sistema de tallos y ramas se basa en 10 tallos celestiales (Tiān gān天干) y 12 ramas terrenales ( Dì zhī地支), todos dispuestos en un orden establecido. Estos son:

Tallos celestiales: A, B, C, D, Wu, He , G, Xin, Ren, Gui
Ramas terrenales: Zi Chou, Yin, Mao, Chensi, Noon, Shenyou, Xuhai

(Image: Carolina Avendano/Vision Times)

Los dos sistemas se combinan para crear pares únicos, cada uno de los cuales consta de un tallo y una rama. La combinación se realiza siguiendo su orden predeterminado, emparejando el primer tallo con la primera rama, el segundo tallo con la segunda rama y así sucesivamente.

Apareamiento de tallos y ramas. (Imagen: Carolina Avendano/Vision Times)

Esto nos da los primeros 10 términos del ciclo de 60 términos: 

  1. 甲 子
  2. 乙 丑
  3. 丙 寅
  4. 丁 卯
  5. 戊 辰
  6. 己 巳
  7. 庚 午
  8. 辛 未
  9. 壬 申
  10. 癸 酉

Dado que hay más ramas que tallos, las dos últimas ramas se emparejan con los dos primeros tallos, y los elementos de ambos sistemas se enumeran continuamente hasta que aparecen los últimos elementos de cada sistema, es decir (guǐ癸) y ( hài亥) juntos, sin dejar ningún elemento sin emparejar. Esta combinación da lugar a 60 pares únicos de tallo y rama:

El ciclo sexagenario completo expresado en pares de tallos celestiales y ramas terrenales. (Imagen: Carolina Avendano/Vision Times)

Estos pares ordenados se utilizan para contar años en el calendario chino tradicional y el ciclo se repite cada 60 años. Usando este sistema, 2023 a partir del 22 de enero será el año 癸卯 (guǐ mǎo), el año 40 del ciclo sexagenario actual. De ello se deduce que el último año 癸卯 (guǐ mǎo) fue 1963, hace exactamente 60 años. 

Alternancias de yin y yang

Según los chinos, cada tallo y rama tiene un atributo de yin o yang, las fuerzas duales descritas en el taoísmo. Aquellos que ocupan posiciones pares en sus sistemas son yin, generalmente representados en negro, y aquellos en posiciones impares son yang, indicados en blanco.

Por simetría, cada par de tallos y ramas del ciclo sexagenario se compone de elementos que tienen el mismo atributo, lo que a su vez define la naturaleza general yin o yang de su año correspondiente.  

Los tallos celestiales y sus atributos yin-yang (Imagen: Carolina Avendano/Vision Times)

Una regla general fácil para discernir si un año en el calendario gregoriano es yin o yang, es que los años que terminan en un número par son yang, mientras que los que terminan en un número impar son yin. Esto quiere decir que el año 2023, a partir del 22 de enero según el calendario chino, tendrá el atributo yin. 

Animales del zodiaco chino

El zodíaco chino es una serie de doce animales que fueron asignados a las doce ramas terrenales. Dado que cada rama terrenal está asociada a un animal específico, cada año del sistema sexagenario corresponde a un animal zodiacal en un ciclo que se repite cada 12 años.  

En orden, los animales del zodiaco y sus ramas asociadas son:

Son: Rata, Chou: Buey, Yin: Tigre, Mao: Conejo, Chen: Dragón, Si: Serpiente, Mediodía: Caballo, Wei: Cabra, Shen: Mono, Tú: Gallo, Xu: Perro y Hai: Cerdo. 

Los 12 animales del zodiaco y sus ramas terrenales asociadas. (Imagen: Carolina Avendano/Vision Times)

Dado que cada animal siempre corresponderá a una rama en particular, podemos inferir que cada animal del zodiaco siempre estará acompañado por una propiedad fija de yin o yang. Como tal, todos los años de Rata tendrán atributos Yang, mientras que los años de Buey tendrán atributos yin. 

Llegados a este punto, quizás podamos entender por qué se dice que el año 2022 es el año 壬寅 (rén yín) del ciclo sexagenario, con el Tigre como su animal zodiacal y el yang como su naturaleza primaria. De ello se deduce que 2023 marcará el comienzo del año 癸卯 (guǐ mǎo) con el Conejo como su animal zodiacal y el yin como su atributo predominante. 

Los cinco elementos

Los antiguos chinos creían en la armonía entre el hombre y la naturaleza. Por lo tanto, el calendario chino tradicional incluye la filosofía de los Cinco Elementos (wu xing五行): metal, madera, agua, fuego y tierra, las fases que se cree que constituyen todas las cosas del mundo.

De manera similar a cómo los animales del zodíaco corresponden a las doce ramas terrenales, podemos pensar en los cinco elementos correspondientes a los diez tallos celestiales. La divisibilidad exacta de la cantidad de tallos (diez) por la cantidad de elementos (cinco) da como resultado una correlación perfecta que permite que todos los elementos se manifiesten la misma cantidad de veces durante el ciclo de 60 años, mientras exhiben naturaleza yin y yang.

Los cinco elementos se asignan a tallos celestiales según el orden de su generación, a saber: madera (木 ), fuego (火huǒ ), tierra (土 ), metal (金jīn ) y agua (水shuǐ).

El emparejamiento de los cinco elementos y los diez tallos celestiales. (Imagen: Carolina Avendano/Vision Times)

Dependiendo del tallo celestial de cualquier año dado en el sistema sexagenario, se le atribuirán las propiedades correspondientes del elemento. Por ejemplo, cualquier año que comience con 甲(jiǎ), como el año 1974 que fue 甲寅 (jiǎ yín), tendrá las propiedades de la madera. Asimismo, cualquier año que comience con 丙 (bǐng), como el año 1976 que fue 丙辰 (bǐng chén), tendrá las propiedades del fuego. 

Dado que cada elemento se asigna a dos tallos celestiales consecutivos, todos los elementos reciben un atributo yin y un atributo yang. Así podemos decir que el primer tallo celestial 甲(jiǎ) corresponde a madera yang mientras que el segundo tallo celestial 乙 (yǐ) representa madera yin. Asimismo, la quinta raíz celestial 戊 (wù) corresponde a la tierra yang mientras que la sexta raíz 己 (jǐ) representa la tierra yin.

Aplicando esto a nuestro ciclo actual, obtenemos que el año 2022 (壬寅) corresponde al agua Yang y que el año nuevo en 2023 (癸卯) representará el agua yin. Más propiamente, diríamos que 2022 fue el año del Tigre de Agua yang y que 2023 será el año del Conejo de Agua yin. 

Siguiendo las combinaciones del ciclo sexagenario, podemos inferir que si bien cada animal del zodiaco tiene una naturaleza yin o yang fija —por ejemplo, el tigre siempre es yang y el conejo siempre es yin— todos llegarán a tener las propiedades de cada uno de ellos. los Cinco Elementos. Así, tendremos años correspondientes al Caballo de Madera, Caballo de Fuego, Caballo de Tierra, Caballo de Metal y Caballo de Agua; todos ellos con atributos yang.

Si bien ha sido reemplazado en gran medida por el calendario gregoriano en la vida cotidiana, el calendario chino tradicional todavía se observa en China y otros países asiáticos para eventos importantes como el año nuevo lunar chino, el Festival del Medio Otoño y propósitos de adivinación. El mecanismo de este notable calendario lunisolar sirvió para sincronizar lo que los antiguos llamaban los «tres dominios» del cielo, la tierra y el hombre. 

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas