Traducido de Breitbart.com por TierraPura.org

La campeona británica de lanzamiento de peso, Amelia Strickler, arremete contra las nuevas normas de la Asociación Mundial de Atletismo que permitirán a los atletas trans masculinos competir contra atletas femeninas.

La bicampeona nacional tuiteó recientemente que “si no alzamos la voz, el deporte femenino pierde”.

Strickler hizo su comentario en las redes sociales a raíz de la publicación de un perfil de sus objeciones por el Telegraph, en el que calificaba la normativa como “ley de la selva” que perjudicaría a las mujeres biológicas.

Strickler, de 28 años, también afirmó que la “abrumadora mayoría” de sus compañeras atletas se oponen a las normas, pero “tienen miedo de hablar” por temor a perder patrocinadores o a ser blanco de las reprimendas Woke.

Aunque el plan establece normas sobre los niveles de testosterona de los atletas trans, Strickler insiste en que el problema no son los niveles de testosterona, sino permitir que los hombres compitan como mujeres. Ninguna supresión hormonal anulará las ventajas del cuerpo masculino sobre el femenino.

“Está muy bien que se restrinjan los niveles de testosterona, que se amplíe el número de años para clasificarse, etc., pero nada de eso importa”, afirma Strickler, según el periódico. “Seguirán estando muy por delante”.

“Quiero decir, el lanzamiento femenino tiene la mitad de peso que el masculino. Aparte de toda la fuerza que han ganado a lo largo de los años, está la ventaja de la altura, la envergadura, todas las cosas que las hormonas no pueden sustituir… ángulos de cadera, capacidad pulmonar, etc. El entrenamiento les resultaría más fácil. Es un hecho”, prosigue.

“Si esto ocurre, no me sorprendería que viéramos caer muchos récords mundiales en manos de atletas trans”, afirmó.

Strickler añadió que esto “abriría las compuertas”. Está “realmente preocupada” de que ella y otras mujeres nacidas por naturaleza se vean expulsadas del deporte. “Si entra en vigor en marzo, en marzo de 2025 podría estar retirándome”, dijo.

“Básicamente, todos los órganos de gobierno en este momento están bajo presión para emitir directrices. Básicamente, hemos estado esperándolo. El hecho de que el Atletismo Mundial, uno de los más importantes, no se haya pronunciado al respecto me parece muy, muy molesto. Creo que estas normas podrían abrir las compuertas”, afirmó.

“Creo que muchos dirán: ‘Bueno, he esperado. Estoy lista para competir. ¿Qué tengo que hacer? Y ya sabes, las mujeres se quedarán sin trabajo”, dijo Strickler. “Aunque sólo sean un puñado, ¿pones los sentimientos de unos pocos por encima de todo un sexo?”.

Strickler añadió que incluso los atletas masculinos bromean diciendo que las atletas trans pondrán patas arriba el deporte femenino.

Pero también teme que muchos de sus compañeros no hablen porque tienen miedo de ser tachados de intolerantes.

“Creo que la gente tiene miedo porque tienen contratos o financiación central”, afirma. “Desde luego, he intentado que hablen. Es casi como un tema tabú en el circuito, aunque todo el mundo diga en privado: ‘Es ridículo'”.

Strickler opina que las autoridades deberían crear una categoría separada para los atletas trans.

El atletismo mundial no es el único organismo rector del deporte que lucha con las normas para los atletas transexuales.

Hace un año, la NCAA adoptó nuevas normas que permiten a los atletas trans competir con el género que elijan y que, según afirma, la alinean con los Comités Olímpicos Internacional y de Estados Unidos.

Pero algunos deportes han endurecido las normas, dificultando a los atletas trans la elección de sus propias categorías de género. El rugby, por ejemplo, prohibió a los atletas nacidos como varones competir como mujeres.

Varios estados de EE.UU. también están trabajando en proyectos de ley que prohíben los atletas transgénero en las escuelas, mientras que otros ya se han movido para limitar a los atletas trans en un grado u otro. El mes pasado, un proyecto de ley que habría prohibido a los hombres competir como mujeres no fue aprobado por el Senado de Ohio.

Aún así, 18 estados han estudiado leyes que prohíben a los hombres competir en deportes femeninos, un movimiento que se aceleró en 2022 cuando la nadadora de UPenn Lia Thomas se alzó con la victoria en los campeonatos de la NCAA frente a sus competidoras femeninas a pesar de su mediocre historial cuando nadaba como hombre.

Envía tu comentario

guest
4 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas