Traducido de Breitbart.com por TierraPura.org

A juzgar por la respuesta en las redes sociales, muchos espectadores interpretaron el sketch como un chivo expiatorio implícito contra los funcionarios locales como únicos causantes del desastre del coronavirus que azota el país desde finales del año pasado.

La obra, titulada “Pothole”(Baches) y protagonizada por un grupo llamado Mahua FunAge, se convirtió en una sensación instantánea en las redes sociales chinas. En menos de 24 horas, más de 800 millones de visitas se registraron en Weibo, la variante china de Twitter, fuertemente censurada.

El South China Morning Post (SCMP) resumió la parodia presentando a un funcionario holgazán que ignora un agujero en la carretera que debería haber arreglado, e intenta constantemente aplazar el trabajo y culpar a los demás de la persistente molestia del bache, hasta que su jefe se hace pasar por un ciudadano enfadado para sorprenderle poniendo excusas.

Los dos momentos clave del sketch fueron la explicación del perezoso burócrata de por qué trabaja lo menos posible – “Mi lema es que si hago más, cometo más errores; si hago menos, cometo menos errores; si no hago nada, no cometo errores”- y su esfuerzo por culpar a los ciudadanos de caer en el bache que se niega a arreglar.

Estos detalles encajan perfectamente con la versión oficial del Partido Comunista Chino de que la catástrofe del coronavirus fue causada por funcionarios locales que estaban “tumbados”, un eufemismo chino para referirse a la pereza que básicamente significa “tumbarse en el trabajo”, algo que el sketch muestra literalmente a su tonto villano en el sofá de su oficina mientras inventa excusas.

Cuando el desventurado funcionario echó la culpa a la gente, dijo que tenían “poca conciencia preventiva” del bache que pisaban continuamente. Esta fue la frase exacta que utilizaron los funcionarios de Urumqi, la capital de lo que China llama la provincia de Xinjiang, cuando culparon a las víctimas de un mortífero incendio en un apartamento a finales de noviembre de haberse suicidado.

En otras palabras, los funcionarios dijeron que las víctimas murieron porque ignoraban los procedimientos de seguridad contra incendios. La verdadera razón fue que las salidas del edificio estaban selladas debido a un bloqueo por coronavirus.

La indignación pública por el incendio se extendió rápidamente más allá de Urumqi hasta convertirse en un movimiento de protesta asombrosamente amplio y vigoroso contra el dictador Xi Jinping. La versión de que los funcionarios locales son perezosos e ineptos es una forma de exculpar a Xi y a otros dirigentes del Partido Comunista.

El SCMP observó que los organismos comunistas se apresuraron a decir al público que estaban interpretando este poco de “humor” aprobado por el Estado adecuadamente:

La Comisión Central de Inspección Disciplinaria (CCDI) parecía estar de acuerdo. El domingo por la mañana, en su página web oficial, la agencia anticorrupción del Partido Comunista afirmó que el sketch no sólo era divertido, sino también mordaz.

“Representa vívidamente a un cuadro mentiroso y plano que carece de sentido de la responsabilidad y desatiende las quejas del público mientras busca excusas glorificadas, como la ‘escasa concienciación del público para prevenir posibles riesgos viales'”, dijo el CCDI.

“Es tan sarcástico que no sabemos si llorar o reír”.

El CCDI prometió perseguir y castigar a los “funcionarios mentirosos”, lo que despojó al sketch de “Baches” de cualquier humor que pudiera haber tenido hasta ese momento.

“Tumbado” (“Lying flat”) también es una frase utilizada a menudo por los ciudadanos chinos enfadados para describir el abrupto fin de las políticas de bloqueo tras las protestas de diciembre, sin ninguna planificación sobre cómo la inmensa nación pasaría a medidas de control de pandemias menos onerosas, y sin ninguna preparación para el enorme aumento de casos y muertes por coronavirus experimentado en todo el país. El sketch de “Baches” es claramente un esfuerzo por redirigir la ira pública hacia burócratas de bajo rango bajo disponibles en lugar de altos funcionarios del Partido Comunista Chino.

El SCMP observó que buena parte de la ferviente actividad online sobre el sketch de “Baches” procedía de cínicos que veían exactamente lo que los dirigentes comunistas estaban intentando hacer.

“Por fin, la gala de la Fiesta de la Primavera se anima al sarcasmo”, suspiraba un comentarista sarcástico.

El UK Times citó a algunos usuarios de Weibo que consideraban interesante que su autoritario gobierno permitiera cualquier sátira de sí mismo. Estos comentaristas aplaudieron el sketch por “audaz” y “realista”, aunque su objetivo último fuera canalizar la ira pública lejos de los funcionarios de más alto rango.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas