Traducido de FoxNews.com por TierraPura.org

Varios estados demócratas han introducido medidas similares para gravar aún más a los ricos.

Los legisladores de California están impulsando una ley que impondría un nuevo impuesto a los residentes más ricos del estado, incluso si ya se han trasladado a otra parte del país.

El asambleísta Alex Lee, demócrata progresista, presentó la semana pasada un proyecto de ley en la Asamblea Legislativa del Estado de California que impondría un impuesto anual adicional del 1,5% a quienes tengan un “patrimonio neto mundial” superior a 1.000 millones de dólares, a partir de enero de 2024.

Ya en 2026, el umbral para ser gravado bajaría: aquellos con un patrimonio neto mundial superior a 50 millones de dólares se verían afectados por un impuesto anual del 1% sobre la riqueza, mientras que los multimillonarios seguirían tributando un 1,5%.

La riqueza mundial va más allá de los ingresos anuales e incluye diversas posesiones, como activos agrícolas, obras de arte y otros objetos de colección, y acciones e intereses de fondos de cobertura.

La legislación es una versión modificada de un impuesto sobre el patrimonio aprobado en la Asamblea de California en 2020, que el Senado estatal liderado por los demócratas se negó a aprobar.

La versión actual que se acaba de presentar incluye medidas para permitir que California imponga impuestos sobre la riqueza a los residentes incluso años después de que abandonaron el estado y se mudaron a otro lugar.

Los impuestos de salida no son nuevos en California. Pero este proyecto de ley también incluye disposiciones para crear reclamaciones contractuales vinculadas a los activos de un contribuyente rico que no tiene el dinero en efectivo para pagar su factura anual del impuesto sobre el patrimonio debido a que la mayoría de sus activos no se convierten fácilmente en dinero en efectivo. Esta reclamación obligaría al contribuyente a presentar declaraciones anuales ante la Franchise Tax Board de California y, en última instancia, a pagar los impuestos sobre el patrimonio adeudados, aunque se haya trasladado a otro estado.

California fue uno de los varios estados azules que la semana pasada presentaron proyectos de ley para imponer nuevos impuestos sobre el patrimonio. Los otros estados eran Connecticut, Hawai, Illinois, Maryland, Minnesota, Nueva York y Washington. La propuesta de cada estado contenía un planteamiento fiscal diferente, pero todas giraban en torno a la misma idea básica: los ricos deben pagar más.

La oficina de Lee no respondió a una solicitud de comentarios para este reportaje. Sin embargo, ha hecho declaraciones públicas haciéndose eco del mensaje de que los residentes más ricos deben pagar impuestos más altos.

“La clase trabajadora ha soportado la carga fiscal durante demasiado tiempo”, escribió Lee en un tuit. “Los ultrarricos pagan poco o nada atesorando su riqueza a través de activos. Es hora de acabar con eso”.

Según Lee, el impuesto afectaría al 0,1% de los hogares californianos y generaría 21.600 millones de dólares adicionales en ingresos estatales, que irían a parar al fondo general del Estado. California tiene uno de los impuestos más altos de todos los estados del país.

Sus defensores argumentan que el dinero podría impulsar la financiación de escuelas, viviendas y otros programas sociales. Pero lo más importante es que Lee espera que pueda ayudar a paliar el enorme déficit presupuestario de California, que asciende a 22.500 millones de dólares.

“Así es como podemos seguir abordando nuestros problemas presupuestarios”, declaró a Los Angeles Times. “Básicamente, podríamos tapar todo el agujero”.

Sin embargo, los expertos replican que el proyecto de ley tendrá exactamente el efecto contrario por los elevados costes administrativos y por provocar un éxodo de personas que huirán del estado.

“Conlleva importantes retos administrativos en relación con la valoración de activos y pasivos, tipos efectivos elevados y distorsionadores, entre otros problemas que la convierten en una fuente de ingresos ineficaz”, declaró a Fox New Digital Gordon Gray, director de política fiscal del American Action Forum.

Otros se hicieron eco de este punto, argumentando también que un nuevo impuesto sobre la riqueza probablemente llevaría a muchos residentes ricos a abandonar California.

“El impuesto sobre el patrimonio propuesto en California sería económicamente destructivo, difícil de administrar y llevaría a muchos residentes ricos -y a todos sus actuales pagos de impuestos- fuera del estado”, dijo a Fox News Digital Jared Walczak, vicepresidente de proyectos estatales de Tax Foundation. “El proyecto de ley reserva hasta 660 millones de dólares al año sólo para costes administrativos, más de 40.000 dólares por posible contribuyente, lo que da una idea de lo difícil que sería administrar un impuesto así”.

Según un reciente análisis de James Doti, presidente emérito y profesor de economía de la Universidad de Chapman, la gente ya se está trasladando de los estados con impuestos altos a otros con impuestos bajos. Encontró que los 10 estados con impuestos más altos perdieron casi 1 de cada 100 residentes en migración interna neta entre julio de 2021 y julio de 2022, mientras que los 10 estados con impuestos más bajos ganaron casi 1 de cada 100.

Los legisladores de California que impulsan el impuesto sobre el patrimonio creen que pueden “eludir” el problema de los residentes que se van “tratando de gravar a las personas incluso después de que abandonen el estado”, dijo Patrick Gleason, vicepresidente de asuntos estatales de Americans for Tax Reform. Sin embargo, tanto él como Gray y Walczak cuestionaron la legalidad de tal planteamiento o lo tacharon directamente de inconstitucional.

Estudios anteriores han demostrado que el 1% de los contribuyentes más ricos pagan alrededor del 50% de los impuestos estatales sobre la renta en Nueva York, California y otros lugares, lo que plantea la cuestión de lo perjudicial que podría ser para los ingresos fiscales un éxodo masivo de residentes ricos.

Walczak señaló que un impuesto sobre el patrimonio sería especialmente problemático para California, y bromeó diciendo que las personas más entusiasmadas con una ley de este tipo deberían ser los habitantes de Texas, donde algunos californianos de alto perfil se han trasladado en los últimos años.

Un impuesto sobre el patrimonio podría ser especialmente destructivo en California, sede de tantas empresas tecnológicas emergentes, porque los propietarios de empresas prometedoras podrían tener que pagar impuestos por cientos de millones de dólares de valor empresarial estimado que en realidad nunca se materializa”, dijo Walczak. “Muy pocos contribuyentes remitirían impuestos sobre el patrimonio, pero muchos contribuyentes pagarían el precio. Las únicas personas a las que debería gustarles de verdad un impuesto sobre el patrimonio en California son las que trabajan en la oficina de desarrollo económico de Texas”.

Sin embargo, algunos defensores de los impuestos sobre la riqueza argumentan que son necesarios para combatir la desigualdad económica.

La delegada demócrata de Maryland Jheanelle K. Wilkins, por ejemplo, ha propuesto un proyecto de ley para que las familias deban pagar impuestos sobre las herencias de más de un millón de dólares, en lugar de 5 millones, como ocurre actualmente. Según ella, estas ideas obtendrán ahora más apoyo después de que la pandemia de COVID-19 pusiera de manifiesto la desigualdad entre ricos y pobres.

“Son muchos los fondos que estamos dejando sobre la mesa”, declaró al Washington Post.

Otros partidarios afirman que los impuestos sobre el patrimonio son pequeños y que los ricos pueden permitírselos. Pero los expertos señalan que, como los tipos se aplican sobre el patrimonio neto y no sobre los ingresos, tienen un efecto desproporcionado.

Walczak ilustró este punto en una reciente entrada de su blog, utilizando como ejemplo una inversión de 50 millones de dólares, mantenida durante 10 años y con una rentabilidad nominal anual del 10% en un entorno de inflación anual del 3%. Sin un impuesto sobre el patrimonio, esa inversión produciría 46,5 millones de dólares de rendimiento, en dólares corrientes, al cabo de 10 años. Sin embargo, con un impuesto sobre el patrimonio del 1%, el rendimiento sería de 37,3 millones de dólares, eliminando casi el 20% de las ganancias.

Los impuestos sobre el patrimonio “recortan profundamente el rendimiento de las inversiones, en detrimento de la economía en general”, escribió Walczak. “Puede que a los contribuyentes medios no les importe que los ultra ricos tengan un patrimonio neto menor. Pero sin duda les importará si la innovación se ralentiza y las inversiones disminuyen”.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas