Francia se encuentra entre los 10 países con el mayor número de muertes por el virus del PCCh a medida que la pandemia se extiende en todo el mundo.

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció previamente su intención de investigar a fondo si el virus se filtró desde el Instituto de Virología de Wuhan, un laboratorio P4 que ahora es objeto de investigación como posible fuente del brote. Este laboratorio P4 fue construido con la ayuda de Francia.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Hasta el 5 de mayo, los casos confirmados del virus del PCCh en Francia habían superado los 170.000 y más de 25.000 muertes, lo que da una tasa de mortalidad potencial del 14,9%. El Presidente de Francia, Emmanuel Macron, pronunció un discurso televisado en el que destacó que Francia estaba en medio de una guerra con un virus invisible.

Lea también: “Lo bueno se paga con lo bueno y lo malo con lo malo”: antiguo dicho chino. ¿Quién se hará responsable por las muertes del virus PCCh?.

Muchos altos funcionarios del gobierno francés han dado positivo en las pruebas de detección del virus, entre ellos el Ministro de Cultura, un Secretario de Estado, miembros del Parlamento y algunos alcaldes.

En marzo, Patrick Devedjian, integrante del Parlamento, murió tan solo 3 días después de anunciar que había dado positivo en la prueba del virus del PCCh. Él fue el primer funcionario de alto rango del gobierno francés en morir por el virus.

La edición especial de The Epoch Times sobre el virus del PCCh señala que la forma en que el virus se propaga indica que tiene un objetivo y un propósito: buscar al PCCh para eliminarlo y a los factores asociados a él.

Hemos visto cómo el virus se ha propagado enormemente en países y ciudades que tienen estrechos vínculos con el PCCh. También ha infectado a individuos que apoyan a los activistas pro-PCCh. Aunque la relación diplomática entre Francia y China ha sido muy inestable en los últimos 50 años, ambos países siguen interactuando en muchos niveles. El Instituto de Virología de Wuhan, un laboratorio de P4, se construyó con una amplia participación de Francia.

Lea también: La estabilidad política del régimen chino está por delante de la salud pública.

Antoine Izambard, periodista francés, publicó un libro titulado “Francia-China, enlaces peligrosos”, en el que se revela que el Instituto de Virología de Wuhan, el que Francia ayudó a China a construir, es una réplica del Laboratorio P4 de Leon (Francia). El artículo escrito por Antoine Izambard está publicado en el sitio web Challenges.

“Durante el primer semestre de 2003 la poderosa Academia China de Ciencias anunció en París que deseaba adquirir un laboratorio de patógenos de clase 4 (P4) que pudiera albergar los virus más peligrosos del planeta (Ébola, Coronavirus, H5N1…). Este se utiliza para rastrear cepas infecciosas con la esperanza de combatirlas y así proteger a decenas de miles de personas en todo el mundo”.

“Francia, que inauguró Leon en 1999, el P4 Jean Mérieux, el más grande de Europa, es uno de los países más avanzados en la materia. Sin embargo, la solicitud de Beijing tuvo una acogida mixta dentro del Estado francés. Alertado por sus servicios de inteligencia, el gobierno se pregunta si la tecnología requerida por Beijing no se desviará para desarrollar armas bacteriológicas. Estos temores se apoyan en fuertes sospechas sobre la existencia de un programa biológico ofensivo chino”.

Con el apoyo del entonces Primer Ministro Jean-Pierre Raffarin, el expresidente Jacques Chirac firmó el acuerdo político durante una visita a China en 2004. Jacques Chirac es un funcionario del gobierno pro-PCCh que una vez pidió a la Unión Europea levantar su prohibición sobre los envíos de armas chinas.

Lea también: «No vamos a renegociar»: Trump habla del acuerdo comercial con el régimen chino ante el virus PCCh.

El académico independiente Ge Bi-Dong, que tiene su sede en Estados Unidos, expresó: “El exprimer Ministro, Bernard Cazeneuve, una vez enfatizó que iba a dar a China 1 millón de euros para ayudarlos y les dio la tecnología más avanzada de Europa”.

Continuó: “Le dieron a un demonio la mejor y más avanzada tecnología (…) para poner en peligro al mundo entero. Ahora se puede ver que Francia ha sido golpeada duramente por el virus porque ayudó al PCCh cuando se preparaba para dañar al mundo dándole la mejor tecnología. Ahora el demonio ha venido por usted, Francia”.

Esta cooperación fue controversial desde el inicio.

El proyecto en Wuhan fue emprendido originalmente por una empresa de diseño arquitectónico en Leon, pero en 2005, el PCCh eligió una empresa de diseño local, la China IPPR International Engineering Co. Ltd (IPPR), en Wuhan, como responsable del proyecto.

Esta empresa de diseño local tiene estrechos vínculos con divisiones subordinadas del ejército del PCCh que están bajo la vigilancia de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos.

Funcionarios del gobierno francés revelaron a los medios de comunicación que el PCCh había roto muchas veces sus promesas en sus esfuerzos de cooperación durante la última década. Por ejemplo, el PCCh prometió construir solo un laboratorio en Wuhan pero rompió la promesa al construir muchos más laboratorios, algunos de los cuales son altamente sospechosos. Aunque el Laboratorio P4 de Wuhan se creó con la ayuda de Francia y el gobierno francés le proporcionó la mejor tecnología, en última instancia fue el PCCh quien tuvo el control total sobre el Laboratorio P4.

Lea también: Primera denuncia penal por Genocidio Virósico: Argentina y una oportunidad histórica para sentar en el banquillo de los acusados al régimen chino por el coronavirus.

Según el informe publicado por Radio Francia, 15 pequeñas y medianas empresas muy especializadas de Francia dieron su apoyo para establecer el Laboratorio P4 de Wuhan, pero finalmente fueron marginadas. Los 50 investigadores franceses que habían planeado trabajar en el laboratorio P4 de Wuhan durante cinco años nunca estuvieron allí.

Le Figaro, un diario francés de la mañana, describió la situación como fuera de control. Dado que solo hay investigadores chinos en el laboratorio de Wuhan, esto anuló el propósito original del contrato, que era que las dos naciones trabajaran juntas para combatir las enfermedades infecciosas.

Alain Mérieux, un empresario francés, renunció en 2015 al cargo de presidente del comité conjunto que supervisa el proyecto y dijo que el Laboratorio P4 de Wuhan se convirtió en “una herramienta de China”.

Como Francia todavía tenía otras negociaciones con el PCCh en ese momento, aceptó el incumplimiento del contrato. Francia temía que detener el programa del laboratorio P4 de Wuhan le traería represalias económicas por parte del Partido Comunista Chino.

Además, el trabajo que se realiza en otros laboratorios P3 en China, financiados también por el gobierno francés de Raffarin, no quedó claro después de la primera epidemia de SRAS, ya que el PCCh se negó a aclarar los verdaderos propósitos de los laboratorios. Esto hizo que la gente se preocupara de que el PCCh también utilizara el laboratorio P4 sin revelar su propósito.

Radio France Internationale, la emisora pública de Francia, señaló que altos funcionarios del gobierno que participaron en el proyecto del laboratorio P4 de Wuhan, como el denominado “buen amigo” de China, el exprimer Ministro Raffarin y el exprimer Ministro Bernard Cazeneuve, quienes asistieron a la inauguración del laboratorio de Wuhan, aún no han expresado públicamente su opinión sobre las afirmaciones de que el virus del PCCh provino del laboratorio.

Fuente: Epoch Times Español.

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas