Redacción Tierra Pura – El martes 26 de mayo el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, señaló que el país norteamericano actualmente se encontraba trabajando en una ‘fuerte respuesta’ a la legislación de seguridad nacional que pretende imponer el régimen chino para Hong Kong, la cual se espera que sea anunciada este fin de semana.

Durante una conferencia de prensa celebrada en la Casa Blanca, le preguntaron al presidente Trump si tenía pensado implementar sanciones en contra del régimen chino sobre Hong Kong y también si tenía planeado implementar sanciones a las visas para estudiantes e investigadores chinos, informó Reuters.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

“Estamos haciendo algo ahora. Creo que lo encontrará muy interesante (…) Hablaré de eso en los próximos días”, anunció Trump después de haber dicho que Hong Kong podría perder su condición de centro financiero global si el régimen chino implementara la represiva ley de seguridad.

Acorde a lo recogido por The Telegraph, el proyecto de ley prohibiría la secesión, el terrorismo y la intervención extranjera luego de que la Región Administrativa Autónoma de Hong Kong viviera meses de intensas protestas en favor de la democracia.

La portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo que no estaba a gusto con la ley de seguridad propuesta para Hong Kong, por lo que afirmó que “era difícil ver cómo Hong Kong podía seguir siendo un centro financiero si China se hace cargo”.

Mientras tanto la jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, intentó suavizar la gravedad del proyecto ley en curso asegurando que “solo apuntaría a un puñado de infractores”, pero el comandante de la guarnición militar de China en Hong Kong, amenazó con que la ley “castigaría cualquier acto de separatismo”.

De acuerdo con el Washington Times, si bien Lam hizo un llamado a ‘no preocuparse’ el proyecto de ley impulsado por el régimen chino permitiría a las agencias de seguridad e inteligencia de China continental introducir bases al interior de Hong Kong por primera vez, lo que ha sido calificado por los funcionarios de la administración Trump como ‘punto de muerte’.

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, tiene la tarea de emitir una evaluación al Congreso acerca de si Hong Kong goza de suficiente autonomía con el objetivo de ver si se justifica la ejecución de una nueva legislación que involucre un tratamiento económico especial.

Por su parte el asesor de seguridad nacional de EE. UU., Robert O’Brien, enfatizó que de ser implementada la legislación podría conducir a sanciones de Estados Unidos, además de amenazar el estado de Hong Kong como centro financiero.

Como indica el medio antes citado, el pasado domingo las protestas volvieron a intensificarse luego de que se diera a conocer la posible implementación del proyecto ley. En el episodio destacó la violencia de las autoridades contra los manifestantes pro-democracia a quienes les dispararon gases lacrimógenos, además de unos 200 que habrían sido arrestados.

Le puede interesar:

Últimas