Redacción Tierra Pura

La médica argentina Mariana Colombres Garmendia (M.N. 147897) denunció a través de Facebook lo que muchos profesionales de la salud no se atreven a decir o que es un “secreto a voces” en los pasillos de los hospitales y clínicas: que muchos pacientes son ingresados con sospecha de Coronavirus y ni siquiera presentan síntomas compatibles.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Esto plantea un interrogante: ¿hay realmente tantos casos de Coronavirus (también conocido como Virus PCCh) en Argentina? ¿Hay realmente más de 1 000 casos al día a causa de esta infección como indican las cifras oficiales en este momento, o estas cifras están “infladas”?

Tierra Pura se contactó con la Doctora Colombres y le hizo una entrevista. Aquí transcribimos sus respuestas.

TP: En Facebook escribiste que en 80 días de cuarentena solo derivaste un paciente con síntomas compatibles de infección por Coronavirus. ¿En dónde estás trabajando y cuántas horas? ¿sabes si en otros hospitales o sanatorios existe una situación similar?

Dra. Colombres: Trabajo en una empresa de emergencias, estoy en una ambulancia de Terapia Intensiva. Trabajo 4 días a la semana, 12 horas por día. Mi zona es San Miguel, Bella Vista y José C. Paz, pero debido a que muchas veces faltan móviles o surgen emergencias en zonas alejadas, habitualmente me toca moverme por lugares mucho más distantes como Pilar, Tortuguitas, Boulogne, San Martín, Tigre, San Isidro, Merlo, Padua, una gran extensión de la provincia de Buenos Aires.

Al principio se hablaba de fiebre más dolor de garganta, pérdida del olfato, pérdida del gusto, diarrea, dificultad para respirar. Después comenzaron a desdibujar esos criterios y ahora prácticamente casi todo cae en la “bolsa” de sospecha de COVID; en el caso de ancianos geriatrizados han modificado los criterios de sospecha, y derivan pacientes que por ejemplo solo tuvieron tos…

Yo derivé solo un paciente con sospecha de coronavirus en estos 80 y pico de días que llevamos de cuarentena. Y sí conozco una situación similar, ayer justamente me contacté con una médica que tuvo el coraje de filmar una clínica de Capital Federal, la Santa Isabel en el barrio de Caballito, mostrando que el lugar estaba vacío, que no había gente en las salas de espera ni en la guardia y dejando en evidencia que los servicios están vacíos, no colapsados como dicen los medios de comunicación.

Creo que seguro esto se repite, pero todavía no hay mucha gente diciéndolo. De todos modos la calle es algo fidedigno a la hora de mostrar una tendencia porque nadie te lo cuenta, vos estás en el terreno y estás viéndolo y sobre esto pasa que -al menos a mí- todos los pacientes que me mandan para atender me llegan como “sospecha de COVID”, tengan lo que tengan asociado, todos caen en la “bolsa de sospecha de COVID” y bajo ese título es como que un paciente con dolor de pecho por un infarto es un sospechoso de COVID, un paciente con convulsiones porque es epiléptico tiene sospecha de COVID, un paciente que tiene fiebre por una infección urinaria (que lógicamente da fiebre), también es sospechoso de COVID…

TP: También denunciaste que hay ingreso de pacientes sin criterios de COVID a sectores para COVID, más aislamiento forzado en instituciones, bajo amenaza de denuncia si pretenden retirarse… ¿Podrías ampliar esta información?

Dra. Colombres: Sí, me pasó de llevar un paciente con un cuadro de insuficiencia cardíaca descompensada, sin fiebre y sin nada que se le parezca, y lo ingresaron bajo “protocolo de COVID”. Cuando cuestioné a la médica que lo hacía, la respuesta fue que tenían “órdenes” de ingresar así a todos los pacientes con cuadros respiratorios. Le volví a insistir en que mi paciente no era respiratorio, que tenía una falla cardíaca y no me dio más explicaciones, simplemente había “órdenes”.

Otro paciente fue un niño de unos 11 o 12 años, con un cuadro clarísimo de apendicitis, que obviamente incluye fiebre. La apendicitis causa un dolor abdominal que incluye fiebre, náuseas y vómitos, con una clínica muy definida, que hasta el médico más inexperto puede diagnosticar y como es una inflamación, incluye fiebre. Me pasó que al derivar este paciente a la clínica de Olivos, lo ingresaron como “sospecha de COVID” por tener fiebre. Hablando con la médica que lo estaba recibiendo, le dije que yo no estaba de acuerdo en que lo tratara como COVID y su explicación fue que ellos ven pacientes que simplemente tienen dolor de garganta (afebriles) que dan positivos a los test de COVID.

Otro caso que conozco es el de una mamá con su nena que asistió a un hospital público en provincia de Buenos Aires. Las ingresaron como sospechosas de COVID por tener fiebre en el momento de la consulta; lo que tenían eran síntomas urinarios asociados a fiebre. Les dijeron que tenían que quedarse aisladas hasta que los resultados del hisopado estuvieran listos. Cuando ella se quejó de esto y dijo que quería irse, le dijeron que le iban a hacer una denuncia penal por irse y que tenía que quedarse sí o sí. Así que las retuvieron 48 horas contra su voluntad en el hospital.

TP: ¿Se rechazan pacientes críticos en los hospitales porque no hay cama? ¿cuál es el trasfondo?

Dra. Colombres: el tema de que los sanatorios y las obras sociales que nuclean los servicios de salud privados rechazan pacientes críticos es el punto más álgido de toda la discusión desde mi punto de vista. A mí me toca atender pacientes en domicilio que están muchas veces entre la vida y la muerte, con situaciones muy críticas que requieren hospitalización inmediata y las obras sociales no dan lugar a esos pacientes. Una de las respuestas que recibí en una ocasión fue que la terapia intensiva estaba bloqueada para COVID, o sea que como mi paciente no tenía ningún criterio de COVID no iba a ser recibida.

Una de estas pacientes que atendí estaba en un estado crítico, desangrándose en su domicilio y una obra social muy grande que depende del gobierno respondió que no tenía cama en ninguna clínica, aunque esa obra social tiene sanatorios en toda la provincia. Entonces, ante el abandono de persona que hizo su obra social, llevé a esa paciente al hospital público de San Miguel y también la rechazaron. El hospital se quejó de que la obra social lo tenía que solucionar y que ellos no podían hacer nada.

En este punto quiero agregar que lo que se está viviendo es una crisis de valores humanos que nunca antes vimos; desamparando a los más frágiles y descartándolos como si sus vidas no tuvieran valor. Causa mucha angustia e impotencia, y el manejo de la situación parece estar hecho para causar daño, no para ayudar.

Yo entiendo que el trasfondo no es nada oculto, está bien claro y es público. Al menos en la provincia de Buenos Aires, el gobernador Kicillof hizo un comunicado oficial de que tanto el sector público como privado iba a recibir un “dinero especial”- esas son las palabras textuales- por cada paciente ingresado con diagnóstico de COVID y por cada muerto con diagnóstico de COVID. Claramente el trasfondo es económico, es con esto que están lucrando las clínicas, los sanatorios y por esto reservan camas para COVID, porque por esos pacientes pueden cobrar mucho más, no sé cuánto les pagan extra, pero está claro que hay un negocio.

TP: ¿Tienes conocimiento si las salas de terapia intensiva de los sanatorios del país tienen pacientes con coronavirus?

Dra. Colombres: Muchos de los lugares donde yo voy sí hay pacientes internados en las terapias intensivas, pero ¿cómo se puede confiar en que esos pacientes tienen realmente COVID? La última vez que llevé a una paciente crítica, sí tenía insuficiencia respiratoria pero no tenía fiebre ni nada que se le parezca, la ingresaron directamente al sector de COVID. Entonces ¿qué está pasando? Como los médicos tienen la orden de ingresar a todos los pacientes con patología respiratoria al sector de COVID no tienes cómo saber si eso es verdad o es mentira, son respiratorios… Causas de patologías respiratorias hay un montón y el COVID es una más.

La otra cosa es que se sabe que los test para detectar COVID no son específicos para COVID y de esto tengo una fuente directa, que es una bioquímica doctorada, una persona muy preparada que analizó los test que se están usando en el país y descubrió que éstos solo detectan secuencias de Betacoronavirus, una gran familia de coronavirus, que son los causantes del resfrío común. No encontró ningún test de los que están circulando que sea específico para COVID 19 y entonces estamos hablando de que son test que dan “falsos positivos”. La única forma de cotejar que eso no sea un “falso positivo” es que esa persona tenga síntomas compatibles, un test positivo, más un nexo epidemiológico. La información que circula es que aproximadamente el 80% de los test está dando “falsos positivos” y que también las personas vacunadas contra la gripe -en un alto porcentaje- positivizan esos test.

TP: ¿Crees que el número de muertos informado oficialmente por el gobierno argentino está inflado? Si es así ¿por qué te parece que es así?

Dra. Colombres: Claramente, porque justamente están ingresando a las terapias y a todos los servicios de emergencia pacientes que no reúnen los criterios para COVID, sin fiebre, nada de nada, los ingresan así. Entonces cuando esa persona fallece por sus complicaciones de base, en su certificado de defunción figura COVID. Entonces de esa manera se “inflan” las cifras y se esconden las causas verdaderas… Porque hay que hacer una diferenciación: las personas pueden morir con COVID y no por COVID, son dos cosas distintas, una cosa es que lo mate la infección y otra es que esa persona entre con una descompensación diabética y le salga positivo un test y fallezca por su descompensación diabética y también una infección agregada que -supongamos- era COVID. En los certificados de defunción se ponen 3 causas de muerte: la inmediata, la que lo ha matado en su último momento, una mediata y una más alejada. Siempre hay que poner 3 diagnósticos. Entonces lo que están poniendo como causa inmediata de muerte es la infección por COVID y eso es lo que es falso y de esa manera “inflan” las cifras.

¿Para qué las inflan? Lógicamente para justificar que se siga estirando la cuarentena, el cierre o no funcionamiento de la Justicia, de los comercios, los lugares de culto. Todo se justifica con el número de contagios, el número de infectados y el número de muertos. Se necesitan más números, incluso aunque los inflen de todas las maneras posibles creo que los números no les dan, porque de todos modos cualquiera que vea las estadísticas por causa de gripe, es mucho mayor. La influenza mata a muchas más personas que el COVID. Eso es una información pública.

TP: ¿Quién te parece que está detrás de las mentiras y de las campañas de miedo?

Dra. Colombres: No solo yo, sino miles de personas creemos que detrás de las mentiras y las campañas de miedo está la Cabal (la poderosa élite que está dominando el mundo desde la oscuridad, que también incluye a China). Ellos son quienes están haciendo todo esto y usando de manera muy efectiva a los medios masivos de comunicación para crear toda esta paranoia, desinformación, para imponer medidas que dañan en vez de proteger, por ejemplo el uso continuo del barbijo. Hay gente que se pasa con el barbijo el día entero… Me tocó atender pacientes que por salir a andar en bicicleta con el barbijo puesto después sufrieron un desmayo, por el hecho de que cuando uno no se oxigena bien y está haciendo actividad eso genera una hipoxia, que es el descenso de oxígeno en sangre y un aumento de la inhalación de dióxido de carbono que es lo que exhalamos y obviamente no es sano, no es bueno. Hay muchos científicos que también dicen que el uso del barbijo predispone a infecciones.

TP: ¿Qué papel juega China, en tu opinión, desde que comenzó esta pandemia?

Dra. Colombres: El papel de China es relevante en el sentido de que muchos políticos y gente del mundo está señalando a China como el lugar donde esto ha sido gestado, donde el virus ha sido mutado, alterado a propósito para aumentar su contagiosidad. El hecho de que China evitó comunicarlo tempranamente favoreció que esto se disemine por el mundo, cumpliendo el objetivo de declarar una “pandemia”. El régimen chino tiene un rol criminal y tiene que ser juzgado por lo que ha hecho. Está muy claro su desempeño en conjunto con quien dirige la OMS, que también ha jugado ese mismo rol, en el mismo plan con China, encubriendo los hechos, retardando la información, dando protocolos que incluso estaban matando a las personas. Eso generó luego toda una ola de países desesperados por conseguir respiradores.

Luego cuando salió el trabajo de los médicos forenses italianos que descubrieron que se trataba de una trombosis intravascular diseminada, una inflamación a nivel sistémico, se dieron cuenta de que el respirador no hacía más que matar a las personas porque no era lo indicado para tratar a esos pacientes….

TP: ¿Hay algo más que te parezca importante que quieras agregar para nuestros lectores?

Dra. Colombres: Pienso que cada persona, cada humano en este mundo tiene que dejar de lado sus intereses y levantar la voz para impedir que la maldad imponga una dictadura que nos suma en la oscuridad y la esclavitud. Pienso que es un momento clave para despertar y volver a nuestra esencia divina, pero que mientras estamos aquí tenemos que jugar un rol positivo, dejar la indiferencia y la comodidad y hacer lo que esté a nuestro alcance para ayudar a la transformación que estamos atravesando.

Le puede interesar:

Últimas