Traducido de realclearpolitics.com por Tierrapura.org

Los políticos hablan de seguir la ciencia para establecer la política de COVID-19, pero sus decisiones se refieren más a objetivos políticos que a la eficacia médica. Un ejemplo es en California donde el  gobernador Gavin Newsom cerró los negocios minoristas en marzo cuando California tenía menos de 300 casos por día pero permitió que se abrieran en julio cuando el estado registró más de 10.000 casos por día.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Y hay más ejemplos desde los EE. UU.: el gobernador de Kentucky Andy Beshear cerró las iglesias pero permitió que quedaran abiertas las licorerías. La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, insistió en que la compra de billetes de lotería siguiera siendo legal pero hizo ilegal la compra de artículos de jardinería. Y en el estado de Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo también siguió la «ciencia», prohibiendo funerales al aire libre pero permitiendo las protestas al aire libre.

Pero por mucho que los cierres hayan dañado a los emprendimientos y empresas, un problema potencialmente aún más grande es creado por el cierre de las escuelas. La suspensión de la educación presencial se convertirá en uno de los actos más perjudiciales de esta pandemia.

Lea también: El riesgo del virus del PCCh en los niños es muy reducido, dice nuevo informe

En California, los niños de 5 años terminarán su etapa del jardín de infantes exclusivamente en forma online. Para esta dudosa iniciativa, los políticos tienen una apasionada respuesta política. El sindicato de maestros de Los Ángeles sostiene que «las únicas personas a las que se les garantiza el beneficio de la reapertura prematura de las escuelas en medio de una pandemia de rápida aceleración son a los multimillonarios y a los políticos que han comprado» – como si los multimillonarios normalmente enviaran a sus hijos a las escuelas públicas de Los Ángeles. Los ricos enviarán a sus hijos a escuelas privadas presenciales o contratarán tutores adicionales, mientras que la mayoría de las familias estadounidenses sufrirán una brecha educativa cada vez mayor que podría hacer retroceder años a sus hijos. Lo peor de todo es que nada de esto está médicamente comprobado.

Los niños están a salvo

Hay mucho miedo generado en los medios de comunicación sobre el riesgo para los niños, pero la verdad es que los niños son increíblemente resistentes al coronavirus. Tanto es así que los niños son mucho más propensosa morir de gripe, o incluso sólo por ir en coche a la escuela, que de COVID-19.

El CDC (Center for Disease Control o Centro de Control de Enfermedades de lo EE. UU.) ha registrado un total de 20 muertes por COVID-19 en niños de 5 a 14 años, en comparación con casi 2.000 muertes por causas no relacionadas con el COVID en el mismo período de tiempo para el mismo grupo de edad.  Esto significa que los niños han tenido 100 veces más probabilidades de morir por causas no relacionadas con el virus durante la pandemia que por el virus COVID. Esto pone el riesgo de muerte por COVID para los niños de 5 a 14 años en el mismo nivel que las muertes por rayos electrícos. 

Las afirmaciones de daños a largo plazo o enfermedades misteriosas no han sido respaldadas por ninguna evidencia definitiva y por lo tanto sirven más como una táctica de miedo e intimidación que como una pauta médica. La verdad es que los niños hasta ahora han tenido alrededor de una tasa de 1 en 20.000 hospitalizaciones de COVID-19, según el CDC. Aunque es controversial para algunos, la política sueca de mantener abiertas las escuelas primarias incluso en el punto álgido de la pandemia sirve como un excelente contrapunto. Con más de 1 millón de niños, Suecia no tuvo ni una sola muerte de un niño en edad escolar a pesar de la asistencia completa y sin máscaras.

Suecia no es el único país que envía a los niños a la escuela. Dinamarca abrió sus escuelas en abril. Finlandia mantuvo el tamaño normal de las clases cuando reabrió. Algunas partes de Montana abrieron escuelas en mayo, así como algunas partes de Canadá y Alemania. Los Países Bajos anunciaron que los estudiantes holandeses ya no necesitaban distanciarse socialmente ya que las tasas de transmisión son muy bajas. Las escuelas de toda Europa han reabierto con éxito, tanto con máscaras como sin ellas. Por lo tanto, el riesgo para los propios niños no puede ser usado como justificación para el enorme daño creado por el cese de la educación en persona. ¿Y los profesores?

La transmisión de niños a adultos es rara

La revista Science, una revista preeminente que data de 1880, publicó recientemente un análisis exhaustivo que estudia las reaperturas de escuelas en todo el mundo y concluyó que «los niños más pequeños rara vez se contagian el virus entre sí o lo traen a casa».

Lea también: El confinamiento no sirve para erradicar el virus, dice reconocido médico estadounidense

En un estudio realizado en Suiza, que incluía un examen de la rastreabilidad de los contactos, de la Organización Mundial de la Salud, no se encontraron pruebas de un solo caso de transmisión del coronavirus de un niño a un adulto. En un estudio exhaustivo realizado en Islandia se aislaron muestras de SARS-CoV-2 de cada caso positivo, se secuenció el genoma del virus y se rastrearon los patrones de mutación. Este análisis, junto con el seguimiento de los contactos, permitió a los investigadores identificar definitivamente quién pasó el virus a quién. El estudio concluyó que «Aún cuando los niños se infectan, es menos probable que transmitan la enfermedad a otros, en comparación con los adultos. No hemos encontrado ni un solo caso de un niño que infecte a sus padres». Un estudio de las escuelas en Irlanda no encontró «ninguna evidencia de transmisión secundaria de COVID-19 de los niños que asisten a la escuela».

Nueva Zelandia realizó un estudio en 15 escuelas en el que 18 individuos con COVID-19 estuvieron en estrecho contacto con otros 735 estudiantes y 128 miembros del personal, pero ningún profesor o miembro del personal se infectó con COVID-19 por el contacto con los 18 casos iniciales, y sólo dos estudiantes de los 735 dieron positivo posteriormente. El estudio de Nueva Zelanda concluyó: «Nuestra investigación no encontró pruebas de que los niños infectaran a los maestros».

Dinamarca, los Países Bajos, Finlandia, Bélgica y Austria abrieron escuelas y «no encontraron evidencia de una mayor propagación del nuevo coronavirus después de que las escuelas volvieran a abrir». Lo mismo se encontró en estudios científicos en Francia, Suecia y Alemania. Un destacado epidemiólogo británico va aún más lejos al afirmar que no se conoce ningún caso de un profesor infectado por el coronavirus de un estudiante en ninguna parte del mundo.

Dado que todavía podría haber un brote escolar poco común, como el experimentado en Israel, se debería dar a los estudiantes con miembros de alto riesgo en sus hogares una opción de educación a distancia, y a los profesores que se consideren a sí mismos o a sus familias como de alto riesgo se les debería permitir enseñar a distancia, equilibrando el riesgo para todos. De esta manera, los estudiantes sanos pueden ser educados por profesores sanos. Con la ciencia apuntando abrumadoramente a la reapertura de las escuelas, ¿por qué tantas escuelas tienen la intención de permanecer cerradas?

La política de la enseñanza

Si los niños corren un riesgo mínimo, la transmisión a los adultos es poco frecuente, y ambos se pueden adaptar a la enseñanza a distancia opcional, ¿por qué algunas escuelas suspenden toda la enseñanza presencial? Ciertamente no es por los padres, que serían los últimos en enviar a sus hijos a una situación peligrosa. La gran mayoría de los padres apoyan la reapertura de las escuelas con modificaciones, quizás porque entienden mejor el costo-beneficio de privar a sus hijos de una educación completa.

Lea también: Acusan a China de estar detrás del intento de robo de datos de la vacuna contra el coronavirus de biotecnológica estadounidense

La razón por la que muchas escuelas no se abren, así como por la que tantos lugares se cerraron inicialmente, se debe al miedo y a la política. El sindicato de maestros de Los Ángeles, por ejemplo, recientemente pidió una serie de exigencias antes de volver a enseñar en persona. Estas incluían el desfinanciamiento de la policía, el fin de las escuelas semi-privadas subvencionadas por el gobierno, «Medicare para todos» y un nuevo impuesto sobre la riqueza. No fue hasta que el sindicato presentó estas demandas que el gobernador Newsom anunció el cierre de casi todas las escuelas de California, anulando los distritos escolares individuales que habían planeado abrir.

Al exponer aún más la agenda subyacente de los cierres de escuelas, el sindicato de maestros no sólo se niega a enseñar a los niños en el aula, sino que también se niega a enseñar a los niños fuera del aula, citando que incluso un aula vacía es demasiado peligrosa para que los maestros trabajen desde ella. En un anuncio descarado, el sindicato puso en palabras osadas la conclusión de su argumento: «Lo normal no funcionaba para nosotros antes. No podemos volver atrás», transmitiendo abiertamente que esta negociación tenía más que ver con cambiar lo que no les gustaba de la educación y la sociedad estadounidenses antes de la pandemia, y ciertamente no con lo que es mejor para los niños. A pesar de la abrumadora evidencia científica que apunta a la seguridad de la reapertura de las escuelas, la presidenta del sindicato Cecily Myart-Cruz lo calificó de «anti-ciencia». Sin embargo, tampoco es de extrañar que tantos profesores se preocupen por su seguridad ahora, ya que los medios de comunicación como la CNN siguen publicando historias sensacionalistas que hacen que la reapertura de las escuelas sea peligrosa, al tiempo que restan importancia a la ciencia y las pruebas reales.

La guardería en la escuela da el juego por terminado

Las ciudades que no tienen muchas opciones debido a su entorno político tratan de mitigar la situación de los padres. La ciudad de Nueva York ofrecerá guarderías para 100.000 estudiantes que asisten a escuelas que sólo están reabriendo parcialmente, aunque esto frustra en gran medida el objetivo de evitar que los niños asistan a la escuela en primer lugar. Si los defensores del cierre de escuelas están en lo cierto, esto sólo expondría a los niños a una mayor cantidad de compañeros y haría que los maestros, los niños y sus cuidadores estuvieran menos seguros.

Algunos distritos de California ofrecen guarderías en el campus de la escuela para programas de medio día y día completo, con un costo. Así que los padres pueden pagar para enviar a sus hijos a la escuela para ser cuidados pero no para ser educados. Irónicamente, un estudiante puede estar físicamente en una escuela bajo la vigilancia de una guardería pagada mientras que simultáneamente «asiste» a la misma escuela en forma online.

Está claro que la ciencia no es el principio rector de ninguna de estas políticas, lo que ayuda a explicar por qué tanto el CDC como la Academia Americana de Pediatría han abogado por la apertura de la educación en el campus.

Los maestros son trabajadores esenciales

Hay pocas funciones en la sociedad más esenciales que la educación de nuestros hijos. «La educación de nuestros hijos es un valor esencial de Texas», el Fiscal General de Texas, Ken Paxton, escribió recientemente en una carta que ordena que los funcionarios de salud no pueden cerrar completamente las escuelas, y ciertamente no pueden cerrar preventivamente las escuelas sin evidencia de propagación en las escuelas locales.

El CDC concluyó recientemente que «la escolarización en persona es lo mejor para los estudiantes, particularmente en el contexto de la mitigación apropiadas similares a las aplicadas en los lugares de trabajo esenciales».

La educación de nuestros hijos es demasiado esencial para ser usada como moneda de cambio. Si las enfermeras pueden venir a trabajar todos los días y tratar a los enfermos e infectados, entonces ciertamente se puede esperar que los maestros vengan a trabajar y enseñen a los jóvenes y sanos.

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas