Traducido de New York Post por TierraPura.org

Por Michael Barone

SÍGUENOS EN TELEGRAM

¿Fue la cuarentena un error? A esa pregunta, la respuesta parece ser cada vez más afirmativa.

Ciertamente, era una novedad. Como escribe el novelista Lionel Shriver, «Nunca antes hemos respondido a un contagio cerrando países enteros». Como he señalado, la gripe asiática de 1957-58 mató a entre 70.000 y 116.000 estadounidenses, entre el 0,04 y el 0,07 por ciento de la población de la nación. La gripe de Hong Kong de 1968-70 mató a unos 100.000, el 0,05 por ciento de la población.

La cifra de muertes por coronavirus en EE.UU. de 186.000 es el 0,055 por ciento de la población actual. Será más alto, pero es casi de la misma magnitud que esos dos gripes, y ha sido menos mortal para los menores de 65 años que las gripes. Sin embargo, no hubo cierres en todo el estado; no hubo cierres masivos de escuelas; no hubo cierres de edificios de oficinas y fábricas, restaurantes y museos. Nadie consideró cerrar Woodstock.

Lea también: Argentina, nación vendida a globalistas y al régimen chino: las verdaderas razones de la cuarentena interminable

¿Por qué las actitudes son tan diferentes hoy en día? Tal vez tenemos más confianza en la eficacia del gobierno. Si la política pública puede afectar al cambio climático, es posible que también pueda erradicar a un virus.

Además, somos mucho más reticentes al riesgo. Los niños no pueden caminar a la escuela, los gimnasios han desaparecido de los patios de recreo, los estudiantes universitarios están protegidos de las microagresiones. Tenemos una «mentalidad de seguridad», como Jonathan Haidt y Greg Lukianoff escriben en «El mimo de la mente americana», bajo la cual «muchos aspectos de la vida de los estudiantes deben ser cuidadosamente regulados por los adultos».

Lea también: El coronavirus y el camino a la salvación

Así que la noticia del COVID-19 matando a docenas y sobrecargando los hospitales en Bérgamo, Italia, desencadenó un vuelco hacia la seguridad y la restricción. Muchos estadounidenses dejaron de ir a restaurantes y tiendas incluso antes de que se ordenaran los cierres en marzo y abril. Las exageradas proyecciones de algunos epidemiólogos, con un interés profesional en la predicción de pandemias, desencadenaron demandas para que los gobiernos actúen.

Los temores legítimos de que los hospitales se vean desbordados explican aparentemente las órdenes (en retrospectiva, mortales) de los gobernadores de Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania y Michigan que exigieron que los centros de atención a la tercera edad admitan a los pacientes infectados por COVID. Y el propósito original de «aplanar la curva» se convirtió en «eliminar el virus».

Lea también: ¿Ya existe el medicamento para el coronavirus? la quinina curó epidemias hace 100 años

Pero el aparente éxito de Corea del Sur y las naciones insulares -Taiwán, Singapur, Nueva Zelanda- en hacerlo nunca pudo ser replicado en un país continental y globalizado como los Estados Unidos.

Los gobernadores que imponían cierres continuos afirmaban estar «siguiendo la ciencia». Pero solo en un aspecto: reducir el número inmediato de casos de COVID-19. Los cierres también evitaron las pruebas de cáncer, el tratamiento de ataques al corazón y el asesoramiento sobre abuso de sustancias, cuya ausencia dio lugar a un gran número de muertes, pero difícil de estimar. Lo que Haidt y Lukianoff llaman «protección vengativa» resultó no ser muy protectora.

Los ejemplos incluyen avergonzar a los que van a las playas aunque la propagación del virus al aire libre es mínima; extender el cierre de las escuelas aunque pocos niños contraen o transmiten la infección; cerrar los pasillos de jardinería en las grandes tiendas; y prohibir los servicios de las iglesias mientras que inmediatamente tienen la bendición manifestaciones ruidosas y concurridas por causas políticamente favorecidas.

El nuevo pensamiento sobre los cierres, como Greg Ip informó en el Wall Street Journal la semana pasada, es que «son demasiado drásticos y costosos». Eso apoya la declaración del presidente estadounidense Donald Trump a mediados de abril de que: «Un cierre prolongado combinado con una depresión económica forzosa infligiría un inmenso y amplio perjuicio a la salud pública».

Para muchos, ese daño económico ha sido de proporciones de la Gran Depresión. Restaurantes y pequeños negocios han sido cerrados para siempre, incluso antes de los últimos tres meses de disturbios urbanos «mayormente pacíficos». Las pérdidas se han concentrado en aquellos con bajos ingresos y poca riqueza, mientras que los cierres han añadido decenas de miles de millones al valor neto de Jeff Bezos de Amazon y Mark Zuckerberg de Facebook.

El blogger que está en contra de la cuarentena (y ex reportero del New York Times) Alex Berenson plantea un poderoso argumento de que los cierres retrasan, en lugar de prevenir, las infecciones.

Hay viejas lecciones aquí. Los gobiernos a veces pueden canalizar pero nunca controlar completamente la naturaleza. No hay manera de eliminar completamente el riesgo. Los intentos de reducir un riesgo pueden aumentar otros. En medio de la incertidumbre, la gente comete errores. Como, tal vez, los cierres.

Envía tu comentario

guest
4 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas