La represión de los médicos y profesionales cubanos comienza desde el propio marco legal cubano. Por ejemplo la llamada Ley de Migración No. 312 le impide a los profesionales cubanos tener un pasaporte ordinario.

«El mundo ha consentido la esclavitud en más de 60 países con las misiones de internacionalización de Cuba. No se puede cambiar salud por esclavitud. El mundo debe reaccionar». Afirmó Javier Larrondo, presidente de la ONG Prisoners Defender International, refiriéndose a la represión que sufren los médicos, profesionales, atletas y músicos cubanos que forman parte de las aclamadas misiones del Gobierno Cubano, que existen desde los años 60 y hoy continúan operando en varios países.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Lea también: Argentina, nación vendida a globalistas y al régimen chino: las verdaderas razones de la cuarentena interminable

622 médicos Cubanos denunciaron situación de esclavitud, intimidación por parte de oficiales del gobierno, hacinamiento crítico, expropiación salarial, presión por generar ingresos falsos para mejorar la estadísticas, y amenazas a las familias del personal por parte de oficiales del gobierno ante la ONU por medio de la ONG Prisoners Defender.

El año pasado Prisoners Defenders denunció ante la ONU y ante la Corte Penal Internacional los abusos del Gobierno cubano hacia estos colectivos profesionales, que viven bajo un régimen de esclavitud. Meses después, la ONU, tras analizar las pruebas y testimonios presentados, calificó las actividades de estos profesionales médicos como «trabajos forzosos» al servicio del régimen cubano.

Un aparato Estatal Corrupto

La represión de los médicos y profesionales cubanos comienza desde el propio marco legal cubano. Por ejemplo la llamada Ley de Migración No. 312 le impide a los profesionales cubanos tener un pasaporte ordinario. Los médicos cubanos además para poder migrar deben ejercer su profesión durante 5 años, y salir de cuba sin un permiso explicito se paga con la pena de cárcel. La situación llega a tal punto de represión que un médico cubano legalmente no puede abandonar la misión, o permanecer en el extranjero, pues en Cuba podría afrontar hasta 8 años de cárcel.

Según 405 testimonios de médicos cubanos reunidos por la ONG Prisoners Defender International, el 70% de los encuestados afirmaron no haberse ofrecido de voluntarios, y el 16% afirma haberlo hecho tras haber sido víctima de algún tipo de coerción.

Lea también: Naciones Unidas apunta hacia un gobierno mundial para el 2030

La ONG identificó razones de tipo económico como la situación de extrema pobreza o la imposibilidad de obtener alternativas viables en la precariedad laboral cubana. Por el lado de las razones de tipo coercitivo los médicos cubanos mencionaron la Ley de inmigración impedía la salida y emigración de su familia, temores a ser perfilados negativamente por el gobierno, o la percepción de alguna deuda con el Estado por recibir educación gratuita.

La ley de los 8 años

Aunque no existe una prohibición de facto en la legislación cubana, el artículo 135 del código penal cubano junto con la Ley de migración vigente crean un aire legal para que cualquier médico cubano que abandone una misión se tenga que exiliar 8 años de cuba pues la ley de facto los considera indeseables, por ende se les niega el acceso al país, y en caso de ingresar a Cuba pueden ser arrestados.

Desde marzo, Cuba ha enviado cerca de 1.500 profesionales médicos a distintos países del mundo a colaborar con la lucha contra la pandemia de Covid-19. Estos profesionales se suman a los aproximadamente 30.000 trabajadores de la salud cubanos que ya se encontraban en el extranjero.

Negativa de entrada a Cuba al Dr. Manoreys Rojas cuando pidió visitar a su hija menor, gravemente enferma en Cuba. (Prisoners Defenders International)

Entre 5.000 y 10.000 padres, hoy en 2020, no pueden volver a ver a sus hijos por dejar el trabajo en una misión o por no haber regresado a Cuba inmediatamente después. Al menos durante 8 años, o más dependiendo del «comportamiento» persona en el extranjero, como no realizar denuncia pública de su caso. A la familia no se le concede permiso para salir, ni a los que están en el extranjero se les da la opción de volver a entrar en Cuba. Además, el 10% de los 405 testimonios protegidos de estos «desertores» indican que intentaron entrar en Cuba para visitar a su familia, hijos, padres, después del abandono o el fin de la misión, a pesar del temor de que Cuba tiene un artículo en su Código Penal 135 que los castiga con 8 años de prisión por entrar en Cuba, pero se les impidió entrar incluso ya en suelo cubano:

Le recomendamos:

Expropiación del Salario

El salario neto de un médico cubano en el extranjero oscila alrededor de los 426 dólares, de los cuales cerca del 20% de los profesionales no llega a cobarlo, y hasta la mitad de este salario puede quedar congelado en depósitos del gobierno de cuba.

El salario de los médicos se ha vuelto una medida de chantaje para el gobierno Cubano, quien puede llegar a cobrar 10 veces mas del valor del salario de un médico a un país extranjero por enviar ese mismo médico a trabajar. Con una paga infíma, una fuerte supervisión estatal, y el acuartelamiento del personal en espacios diminutos, el regimen mantiene a sus médicos en un estado de indefensión que permite su fácil control.

Las restricciones son tales dentro de las misiones que cerca del 80% de los médicos entrevistados manifestó que se les entregó un reglamento de comportamiento d eíndole personal o política; cerca del 40% de los médicos manifestaron que un funcionario cubano les retiro y guardó su pasaporte; el 77% indicó que se le advirtió de no tener relaciones de amistad ni sentimentales con nativos que no fueran aprobadas por el régimen; el 74% manifestó no poder pernoctar fuera del lugar asignado sin aprobación.

Lea también: Lo que esconde la vacuna china

Por si fuera poco, el régimen cubano también forzaba a los propios médicos de acusar sus colegas, el 76% de los médicos entrevistados manifestaron que debían reportar cualquier situación sospechosa de que un compañero pudiera abandonar su trabajo y en caso de hacerlo se veía obligado a repudiar la conducta de su compañero en un actos de reafirmación Revolucionaria.

Certificado participación Acto revolucionario. (Prisoners Defenders International)

Para dar una cuenta de la magnitud del problema Cuba por el concepto de estas misiones recibe al año alrededor de $8 500 millones dólares, mientras que el turismo más la entrada de remesas apenas aportan $ 6 900 millones de dólares en su conjunto. En los últimos 57 años más de 100 países han albergado estas misiones dentro de sus fronteras asciéndelos cómplices. A pesar de que este dinero difícilmente llega hasta los médicos Cubanos, el régimen si usa este dinero para perpetrarse en el poder mientras mantiene a sus médicos en situación de práctica esclavitud y se lucra de su abuso.

Fuente: Panam Post

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas