Traducido de National Security News por Tierrapura.org 

Una controvertida empresa china que tiene conexiones con el Partido Comunista Chino (pcch), pudo conseguir un contrato de máscara de mil millones de dólares con un grupo de sórdidos políticos de California en abril de 2020.

Judicial Watch obtuvo 848 páginas sobre el asunto, incluyendo comunicaciones y negociaciones de contratos entre las elites empresariales chinas de alto nivel y los políticos de California. Los acuerdos entre la Oficina de Servicios de Emergencia de California y la empresa china BYD muestran lo comprometido que está el gobierno americano. 

Se ha hecho evidente que los funcionarios electos de EE. UU. están dispuestos a vender a los estadounidenses a corto y adoptar la cultura del pcch dentro de los Estados Unidos. De hecho, la empresa involucrada en la venta de máscaras a la población americana es una entidad conectada con el pcch que había creado una división para vender máscaras a los americanos antes de que se hablara de las máscaras en los Estados Unidos.

Lea también: «¿EXISTE EL SARSCOV-2?»: La pregunta que un médico sugiere hacer antes de VACUNARSE

EE. UU. está siendo dominado por China

Parece que los contribuyentes estadounidenses están enviando su dinero a los comunistas en el extranjero, para que los políticos de EE. UU. puedan obligar a sus electores a utilizar dispositivos médicos chinos. Esta es la misma nación comunista que desató un arma biológica en Wuhan y entrenó a los líderes mundiales a destruir completamente sus propias economías, libertades y leyes para vivir en un estado de miedo perpetuo.

BYD tiene un historial de envío de vehículos eléctricos defectuosos y baterías de litio a compradores americanos. Algunos contratos federales prohíben a los funcionarios del gobierno hacer negocios con BYD. La firma china inicialmente engañó a los auditores usando un nombre diferente, Global Healthcare Product Solutions. Los políticos de California firmaron el contrato sin garantía y dieron a BYD libertad de toda responsabilidad si sus máscaras resultaban ser defectuosas. El Asistente del Abogado Jefe de los Servicios de Emergencia de California incluso confesó que se desviaron de su proceso normal de adquisición para hacer el trato con los chinos.

El 6 de abril, después de garantizar el contrato de 1.000 millones de dólares, el presidente de BYD Motors felicitó al director de la Oficina de Servicios de Emergencia de California con un correo electrónico que decía, «abra el champán mañana por la mañana en nuestra conferencia telefónica». Más adelante en la investigación, Judicial Watch encontró que las máscaras no fueron inspeccionadas por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) para la certificación adecuada de las máscaras N95, según el acuerdo.

BYD finalmente tuvo que devolver 247 millones de dólares de su pago inicial, ya que los funcionarios de California ampliaron su plazo por otro mes. Los correos electrónicos revelan que sólo el 1 por ciento de las máscaras fueron revisadas por cuestiones de control de calidad.

Los políticos de California consiguen grandes contratos con una empresa china que conspiró para enmascarar a los estadounidenses

La corrupción era flagrante. Brian Stansbury, un miembro de la junta del Sistema de Jubilación de Empleados de San Francisco contactó a su socio inversionista de 200 millones de dólares, Paul Teng de Himalaya Capital. Los dos conspiraron con Grady Joseph, el Director Asistente de Operaciones de Recuperación de la Oficina de Servicios de Emergencia del gobierno del estado de California.

Lea también: Golpe comunista: El engaño del covid y las elecciones fraudulentas planeados por satanistas para dominar el mundo

El Sr. Teng convenció a su socio inversionista para obtener un contrato de 4 millones de máscaras N95 y 3 millones de máscaras quirúrgicas con la empresa china simplemente explotando sus conexiones con el gobierno de California.

El contrato estableció una orden de compra bajo el título, «Acuerdo de Orden de Compra de Suministros Maestros de Equipo». BYD incluyó al vendedor en la lista como «Global Healthcare Product Solutions, LLC». Cuando los ejecutivos de BYD fueron interrogados más tarde sobre el uso del nombre de un tercero como entidad contratante, revelaron que crearon una división de fabricación por contrato a principios de 2020 para vender productos de cuidado de la salud en los EE. UU. 

BYD se puso en posición de vender máscaras a los estadounidenses mucho antes de que se hablara de las máscaras como una herramienta de mitigación para el covid-19. Resulta que el pcch ha estado manipulando a los estadounidenses con propaganda de máscaras y dando sobornos a los funcionarios del gobierno por un producto que podrían obligar a los estadounidenses a consumir.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas