Traducido de Trending Politics por TierraPura.org

Ahora que el decreto de obligar a llevar mascarillas del ex vicepresidente Joe Biden está siendo aplicado por las autoridades federales, corresponderá cada vez más a los gobernadores republicanos hacer valer los derechos de los estados para proteger a sus ciudadanos de la tiranía.

El régimen de Biden va en serio cuando se trata de obligar a los estadounidenses a llevar mascarillas, y el nuevo poder de la TSA para imponer multas a los infractores es otra señal de que nuestra libertad está siendo erosionada.

Afortunadamente, la gobernadora republicana de Iowa, Kim Reynolds, ha decidido que es hora de luchar contra las órdenes de Biden. El viernes, Reynolds se movió para relajar las órdenes actuales bajo la emergencia pública del estado para rescindir el mandato de la máscara, así como relajar los requisitos para el distanciamiento social.

Lea también: TIME revela que HUBO una CONSPIRACIÓN para que Biden ganara las elecciones

Vía The Des Moines Register, «La gobernadora Kim Reynolds levanta los requisitos del uso de mascarillas en Iowa y limita las reuniones el domingo»:

La gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, levantará el domingo el requisito de mascarilla limitada del estado, junto con los requisitos de distanciamiento social y otras medidas de mitigación del COVID-19 que había establecido para las empresas y las reuniones sociales.

Lea también: Biden, el presidente ‘más votado’ pero impopular en YouTube

Muchos estados ya tenían órdenes de uso de mascarillas desde hace meses, antes de que Reynolds ordenara a los habitantes de Iowa que llevaran mascarillas en determinados entornos sociales en noviembre. Según los informes, 36 estados siguen exigiendo que la gente lleve máscaras, aunque el requisito de Dakota del Norte expiró el mes pasado y el mandato de Mississippi sólo cubre los condados con altas tasas de infección por el virus.

La última proclamación de emergencia por coronavirus de Reynolds, emitida el viernes por la tarde y efectiva a las 12:01 a.m. del domingo, en cambio, «alienta firmemente a los habitantes de Iowa, a las empresas y a las organizaciones a tomar medidas razonables de salud pública en consonancia con la orientación del Departamento de Salud Pública de Iowa», dijo el portavoz de Reynolds, Pat Garrett, en un correo electrónico.

Le puede interesar:

Un comunicado de prensa de la oficina de Reynolds no explica por qué está relajando las restricciones.

El fin de los reglamentos sobre las mascarillas, junto con la relajación del distanciamiento social, llega justo a tiempo para el partido de la Super Bowl del domingo entre los Tampa Bay Buccaneers de Tom Brady y los actuales campeones de la NFL, los Kansas City Chiefs.

La sorpresiva decisión de la gobernadora Reynolds fue recibida con una respuesta mixta por parte de los residentes del Estado de Hawkeye y mientras muchos se alegraron, ella fue rápidamente socavada por sus subordinados.

El levantamiento del mandato del uso de mascarillas por parte de Reynolds es un gesto de desafío a la sede del gobierno unipartidista en Washington D.C. y, en concreto, un gran dedo corazón al Dr. Anthony Fauci y a los Centros de Control de Enfermedades, que desde el año pasado están imbuidos de poderes extraconstitucionales.

Tanto Fauci como el Centro de Control de Enfermedades han pedido a los estadounidenses que se abstengan de asistir a las fiestas de la Super Bowl y que, si se reúnen, lleven mascarillas, se abstengan de beber cerveza y eviten los cánticos, los vítores y los aplausos.

Mientras que la gobernadora Reynolds será vilipendiada por los medios de comunicación por su decisión, muchos gobernadores de los estados azules han relajado sus propias restricciones en los bares y restaurantes ahora que el «lunchbucket» Joe se ha instalado con éxito en la Casa Blanca.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas