Por Oriana Rivas

La presidente de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, Nancy Pelosi, está siendo cuestionada por las decisiones tomadas en materia de seguridad antes, durante y después del asalto al Capitolio el pasado 6 de enero. El episodio dejó cinco muertos, múltiples heridos y más de 100 arrestos

epublicanos de alto rango en cuatro comités clave de la Cámara baja enviaron una carta a la funcionaria con varias preguntas. Por ejemplo, por qué se negó el apoyo de la Guardia Nacional cuando lo solicitó el ahora exjefe de policía del Capitolio, Steve Sund, el 4 de enero.

Han pasado cinco semanas desde el suceso a partir del cual se desprendieron otros acontecimientos, como el juicio político a Donald Trump, o el despliegue de un enorme operativo de seguridad para la juramentación de Joe Biden. Respecto a este último punto, alrededor de 5000 soldados de la Guardia permanecerán por un mes más en los alrededores del Congreso generando gastos que rozan los 500 millones de dólares, según The Epoch Times.

Lea también: New York Times tuvo que retractarse de sus MENTIRAS sobre la muerte del Oficial Sicknick en el Capitolio

Las consecuencias del asalto fueron claras. Por eso los congresistas se refirieron a varios sucesos previos a la jornada violenta. En la carta hacen referencia a las afirmaciones hechas por el exjefe de policía del Capitolio, Steve Sund, que el 4 de enero, se acercó al sargentos de Armas, Paul Irving, para solicitar la ayuda de la Guardia Nacional.

«La respuesta del sargento de Armas (SAA), actuando en su nombre, fue que la ‘óptica’ de tener a la Guardia Nacional en el lugar no era buena y la inteligencia no respaldaba la medida. La solicitud no fue aprobada”, escribieron en la carta.

Los cuatro firmantes de la carta son Rodney Davis, republicano de mayor rango en el Comité de Administración de la Cámara; Jim Jordan, miembro de mayor rango en el Comité Judicial de la Cámara; James Comer, miembro del Comité de Reforma Gubernamental y Vigilancia de la Cámara; y Devin Nunes, del Comité Selecto de Inteligencia de la Cámara.

Las preguntas fueron dirigidas a Pelosi, ya que entre sus funciones también está garantizar la seguridad de los miembros y personal del Congreso.

Más cuestionamientos

En el texto quedaron plasmadas más preguntas. Otra de ellas hace nuevamente referencia a Steve Sund, que posteriormente renunció a su cargo por exigencia de la demócrata.

«El 6 de enero, en medio del ataque que ocurrió en el Capitolio, Sund notificó nuevamente al SAA de su solicitud de aprobación para autorizar a la Guardia Nacional. Tomó más de una hora para que se aprobara su solicitud porque el SAA tuvo que ejecutar la petición en la cadena de mando, que sin duda la incluyó a usted y sus designados”, se lee en la carta dirigida a Pelosi.

Le recomendamos:

https://www.youtube.com/watch?v=CgZgk7mDn-w

Los argumentos de los cuatro congresistas van en consonancia con un comunicado emitido por el mismo Steve Sund luego de su renuncia. El exjefe de policía del Capitolio proporcionó en el texto un cronograma de sus intentos de obtener una solicitud de apoyo de la Guardia Nacional el 6 de enero, indicó Fox News.

Dijo que reiteró su solicitud urgente de apoyo de la Guardia para ayudar a asegurar el perímetro del Capitolio en una llamada a las 2:28 pm, cuando el teniente general del Ejército, Walter Piatt, supuestamente declaró que «no le gustaba la imagen de la Guardia Nacional haciendo fila con el Capitolio de fondo».

Finalmente, según la carta, el mismo 6 de enero los primeros 150 miembros de la Guardia Nacional no prestaron juramento en los terrenos del Capitolio hasta unas cuatro horas y media después de que la Junta de Policía del Capitolio aprobara la solicitud de Sund de su apoyo. Es decir, se desestimó su solicitud previa al asalto, y una vez ocurrido, tardó en llegar la ayuda.

A todas estas, la oficina de Nancy Pelosi respondió a la carta de los republicanos de alto rango del Congreso. Drew Hammil, subjefe de personal desestimó las preguntas y los tildó como un intento «partidista» de culpar a Pelosi.

Liderazgo en entredicho

Los cuestionamientos siguen pesando sobre la presidente de la Cámara baja, que en un intento por esclarecer los hechos ordenó crear una comisión al estilo 11 de septiembre para que investigue lo que pasó.

También anunció «una asignación complementaria para garantizar la seguridad de los miembros y la seguridad del Capitolio». Pelosi nombró al general retirado Russel Honoré para dirigir la revisión de seguridad.

Por otro lado, el senador republicano Tom Cotton rechazó la presencia de tropas de la Guardia Nacional en las afueras del Congreso, por ser un esfuerzo innecesario, ya que no existen amenazas.

“Hubo un claro fracaso de los líderes de seguridad en el Capitolio para prepararse para el 6 de enero”, dijo Cotton a Fox News. «Los oficiales de la Policía del Capitolio actuaron con valentía, [pero] tienen razón al no confiar en su liderazgo».

Una nota de The Epoch Times cita a oficiales del Ejército, quienes afirmaron que los 5000 soldados de la Guardia estarían estacionados en Washington hasta mediados de marzo.

Fuente: panampost.com

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas