Traducido de naturalnews.com por TierraPura.org

El centro de adoctrinamiento nunca lo admitiría abiertamente, pero el ícono de la Ivy League, la Universidad de Harvard, tiene profundos vínculos financieros con la China comunista .

Su Centro Shorenstein, que publicó un informe recientemente afirmando que los estudios del Dr. Li-Meng Yan sobre el coronavirus de Wuhan (COVID-19) son una tontería, tiene vínculos de larga data con el Partido Comunista Chino (PCCh), trabajando en su nombre para difundir propaganda y mentiras contra los que critican al régimen.

Titulado «The Media Manipulation Casebook», el informe del Harvard Shorenstein Center afirma que las acusaciones de Li-Meng de que el virus chino fue cocinado en un laboratorio chino son falsas. Sin embargo, una mirada más cercana a quién financió el informe revela que el propio PCCh es el culpable.

Según Li-Meng, los gérmenes chinos fueron creados nada menos que por China. No aparecieron al azar en murciélagos en un mercado húmedo, sino que fueron inventados a propósito para aparentemente ser utilizados como armas biológicas.

Lea también: Parece broma: una asesora del PCCh está entre los investigadores de la OMS sobre el laboratorio de Wuhan

El PCCh obviamente no aprueba esta narrativa, por lo que instruyó al Centro Shorenstein a criticar el trabajo de Li-Meng como «engañoso» y «disfrazado de ciencia».

El Washington Post, que también es un portavoz del PCC, se unió a la diversión ampliando el informe. Resulta que el Post ha sido agasajado por la China comunista muchas veces a lo largo de los años a cambio de una «cobertura favorable» del régimen.

Un ejemplo destacado de esto es el hecho de que el Post no informó sobre los lazos de décadas del Centro Shorenstein con el PCCh. En cambio, el Post finge que el Centro es neutral.

La Universidad de Harvard es un centro de adoctrinamiento chino comunista

Que Harvard, el Post y muchos otros portavoces del PCCh todavía estén tratando de afirmar que COVID-19 fue aleatorio en lugar de una creación del PCCh es anómalo considerando que en este momento se reconoce ampliamente que el virus es un arma biológica.

El biólogo Bret Weinstein, por ejemplo, le dijo recientemente a Bill Maher en su programa que la probabilidad de que el origen de la teoría de laboratorio del COVID-19 sea cierto es de alrededor del 90 por ciento.

El Centro Shorenstein afirma lo contrario, al igual que el autor de su informe, Joan Donovan. Donovan trabaja como directora de investigación del Centro Shorenstein y parte de su trabajo parece ser cubrir los “cientos de millones de dólares en obsequios y contratos de donantes extranjeros”, principalmente chinos, que Harvard ha recibido.

Varios asesores del PCCh, incluido Steven Dong, son reconocidos como «becarios» en el Centro Shorenstein, a pesar de que sirven abiertamente a los intereses comunistas chinos más que a los estadounidenses.

La biografía de Dong indica que «tiene cátedras de comunicación política en la Escuela Nacional de Administración y en la Academia Central del Socialismo del Partido Comunista Chino». Dong también ha sido «invitado por las Oficinas del Consejo de Estado a lo largo de los años para dar una conferencia a más de 20.000 altos funcionarios chinos».

Le recomendamos:

https://www.youtube.com/watch?v=-w6_qzF8jb4&t=1s

Otro miembro del Centro Shorenstein, Li Xiguang, es un ex editor principal del medio de comunicación estatal chino Xinhua . Xiguang es profesor en la Universidad de Tsinghua , que cuenta con una escuela de periodismo que promueve el «periodismo marxista».

“Debemos estar comprometidos con una orientación política firme y correcta”, dice el decano de la escuela. “Nuestra escuela ha estado explorando activamente la teoría y las prácticas del periodismo marxista, es decir, aplicando la teoría marxista en la observación del mundo, seleccionando y manejando la producción de noticias”.

La influencia de la China comunista sobre Harvard se vio recientemente con una petición estudiantil que pedía a cualquier persona asociada con el presidente Donald Trump que se graduara de la escuela que se le revocara su título debido a la «insurrección» del Capitolio. En otras palabras, la propaganda está viva y coleando en Harvard.“Por cómo el Washington Post ha informado unilateralmente las afirmaciones de Shorenstein sin citar sus extensos vínculos con el PCCh, las palabras del propio Xi Jinping suenan ciertas: ‘La ciencia y la tecnología de alta gama es un arma nacional en los tiempos modernos’”, informa The National Pulse .

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas