Parece que, como hacen el resto de líderes mundiales, Bergoglio, el Papa Francisco, no tiene disimulo alguno con su globalismo militante y no para de demostrarlo cada vez que tiene ocasión. Tal y como informa ‘Última Hora‘, Giuseppe Bertello, gobernador de la Ciudad del Vaticano, ha dicho a sus trabajadores que si se niegan a vacunarse, a no ser que tengan algún problema de salud para no hacerlo, pueden arriesgarse a perder sus trabajos.

Y aquellos trabajadores que tengan una excusa justificada de salud para no hacerlo, pueden ser trasladados de puesto a otro en el que se mezclen con menos gente, y se les garantizará el sueldo, aunque el puesto sea de menos categoría.

Lea también: EL PAPA COMUNISTA: El incoherente deseo de Navidad del papa Francisco para los venezolanos

Con todo esto se demuestran muchas cosas. La primera es que Bergoglio solo atiende una agenda que es a la del globalismo, como hemos dicho antes, en lugar de a la que debería. Pero la otra es mucho más grave aún, ni siquiera atiende a las leyes internacionales, parece que esas leyes no van con ellos, ya que esas leyes protegen a las personas que no quieran vacunarse por el motivo que sea ya que su cuerpo y su salud es suya y nadie puede disponer de ella a su antojo, nadie ajeno a la persona, por supuesto.

Lea también: IGLESIA GLOBALISTA: El Papa Francisco se une con los comunistas-globalistas para crear un NUEVO SISTEMA INCLUSIVO

Pero parece que todo esto, para este Vaticano que dirige Bergoglio, no existe. Nos encontramos con otra de esas extrañas decisiones de un Papa que ya no esconde lo que verdaderamente es.

Fuente: eldiestro.es

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas