Traducido de TheDanBonginoShow por TierraPura.org

En lugar de decirles a los niños que «simplemente digan no», los demócratas de Nueva Jersey les dicen a los jóvenes de su estado que sigan adelante y beban esa cerveza y fumen ese porro. Es un mundo sin consecuencias gracias a una nueva ley, firmada el lunes por el gobernador demócrata Phil Murphy, que impide que los agentes de la ley informen a los padres cuando sus hijos menores son sorprendidos fumando marihuana o bebiendo alcohol. 

La legislación se adjuntó, en el último momento, a un paquete de proyectos de ley destinados a legalizar la marihuana recreativa para adultos, una medida aprobada por los votantes el pasado noviembre.

“Si la policía ve a su hijo o hija menor de edad fumando hierba o bebiendo alcohol, ya no puede detenerlos y llamarlo para que venga a buscarlos. El proyecto de ley de despenalización prohíbe específicamente que la policía le diga que encontraron a su hijo fumando o bebiendo”.

Por si no fuera suficiente locura, los propios policías podrían enfrentarse a sanciones penales por alertar a los padres de que sus hijos han sido sorprendidos consumiendo sustancias ilícitas. La Asociación Benévola de Policías del Estado de Nueva Jersey denunció la legislación:

Lea también: Biden deja sin efecto 7 ordenes ejecutivas de Trump sin dar explicaciones

“Este artículo es un ataque a los agentes de la ley al convertirnos en el objetivo del castigo en lugar de los individuos que infringen la ley.  Este artículo tendrá consecuencias peligrosas para los ciudadanos y la policía.”.

Sólo se contactará con las familias si sus hijos se convierten en reincidentes, lo que probablemente no sirva de consuelo a los padres, a los que la legislación sorprendió y a los que los legisladores nunca dieron la oportunidad de opinar. En palabras del senador republicano, Robert Singer, que se opuso al proyecto de ley, a los niños de Nueva Jersey se les ha dado ahora un «pase libre… para hacer lo que quieran en este estado».

La nueva ley es un ataque descarado a los derechos de los padres, disfrazado de forma irresponsable de reforma penal a secas. El gobernador Murphy, con la cooperación deliberada de la Asamblea y el Senado, controlados por los demócratas, ha neutralizado a la policía y erosionado la autoridad de los padres. Murphy ha declarado que su intención es garantizar que los jóvenes, en particular las minorías, no se vean «enredados en nuestro sistema de justicia penal», pero, en realidad, les ha dado su permiso expreso para hacer precisamente eso. 

Lea también: Hasbro auspicia que niños formen familias del mismo sexo con sus juguetes

Y esta terrible ley no podría haber llegado en peor momento para las familias de Nueva Jersey, que ya están luchando con problemas de salud mental y de comportamiento a raíz de los encierros de un año de COVID-19. El mismo gobierno que limitó su acceso a la escuela, a los deportes, a los trabajos extraescolares y a los programas de enriquecimiento, ahora les dice a los niños que está bien llenar ese vacío con drogas y alcohol. Y lo que es mejor, ¡mamá y papá nunca lo sabrán!

En lugar de promulgar una reforma significativa de la justicia penal, los demócratas de Nueva Jersey han puesto trabas a su propia policía, han impuesto cargas adicionales a los padres que ya están luchando por mantener a sus hijos en el buen camino y, casi con toda seguridad, han hecho que su estado tenga que lidiar con las consecuencias durante los próximos años.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas