Traducido de dailycaller.com por TierraPura.org

El presidente Joe Biden dijo que la crisis fronteriza era normal, pero las autoridades se preparan para una explosión de migrantes en otoño

El número de niños no acompañados que cruzan la frontera sur podría explotar en el otoño de 2021, ya que los funcionarios fronterizos de Estados Unidos se apresuran a hacer frente a una crisis anormal que el gobierno de Biden ha negado en su mayor parte, informaron numerosas fuentes.

Los funcionarios de la Patrulla Fronteriza han dicho que esperan que más de 16.000 menores sean detenidos en marzo, un récord para cualquier mes desde al menos 2010, informó el Wall Street Journal. Aunque el gobierno de Biden ha dicho a los habitantes de los países centroamericanos que no hagan el peligroso viaje a Estados Unidos, la administración proyecta que el número de menores no acompañados seguirá creciendo, pudiendo llegar a 26.000 en septiembre, informó Axios.

Vea también: ¿Cómo Joe Biden causó la crisis fronteriza?

People stand at the border fence between Mexico and the United States, during an inter-religious service against U.S. President Donald Trump’s border wall, in Ciudad Juarez, Mexico February 26, 2019. REUTERS/Jose Luis Gonzalez

La administración de Biden ha tratado de negar la existencia de una crisis en la frontera incluso mientras reabre las instalaciones de la era Trump para albergar a los menores que cruzan la frontera. A finales de marzo, Biden dijo que la oleada de migrantes en la frontera era normal, y que ocurría «cada año en solitario.»

«Lo que está ocurriendo hoy, y me gustaría pensar que está ocurriendo porque soy un buen tipo, pero no lo es, porque es lo que ocurre cada año», dijo Biden el 25 de marzo. «Si echas un vistazo al número de personas que están llegando, la gran mayoría, la abrumadora mayoría de las personas que están llegando y cruzando la frontera están siendo devueltas».

Hasta el 18 de marzo, los funcionarios del gobierno de Biden evitaron referirse a la situación en la frontera como una «crisis», aunque el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, ordenó a la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) que ayudara al DHS a procesar y transportar a los niños migrantes a principios de la semana. Mayorkas también predijo en una declaración del 16 de marzo que el país estaba «a punto de encontrar más individuos en la frontera suroeste que en los últimos 20 años».

Axios informó de que los recursos del gobierno se verán presionados durante un periodo de tiempo más largo que en los patrones habituales de migración estacional. Aunque Biden ha sugerido que el aumento es normal, las agencias federales se están preparando para un aumento continuo de migrantes que es diferente al de años anteriores.

Entre 2004 y 2009, no más de 8.230 menores fueron puestos en albergues cada año, y en 2011 se notó un pico de migración infantil. El gobierno se prepara para varios meses de más de 20.000 menores que cruzan ilegalmente la frontera, informó Axios. 

El número de menores aumentó progresivamente en marzo, y los agentes fronterizos tuvieron que retener a los niños en las estaciones de la agencia y en las instalaciones de las tiendas de campaña durante una media de 90 horas, y en algunos casos, hasta 100 horas, aunque el tiempo máximo es de 72 horas, dijo un alto funcionario de la Patrulla Fronteriza al Journal.

Los menores tienen que ser colocados en las instalaciones porque la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos no tiene espacio para acogerlos a todos, informó el Journal.

Vea también: Cuba, la trata de esclavos y la OIT

El espacio es tan limitado que las autoridades locales de algunas ciudades como San Antonio y San Diego han permitido a las agencias utilizar recintos deportivos y de conciertos como refugios temporales de emergencia. Las agencias también utilizarán dos bases militares de Texas para albergar a los niños, según el Journal.

Biden derogó varias de las políticas de Trump, entre ellas la construcción del muro fronterizo y la pausa en las deportaciones durante 100 días, en su primera semana de toma de posesión. Un juez federal bloqueó la moratoria de deportaciones del presidente Joe Biden en enero, según Associated Press. 

Sin embargo, el gobierno de Biden ha seguido expulsando a México a adultos migrantes solos y a algunas unidades familiares bajo la orden de salud pública del Título 42 de Trump, pero el gobierno mexicano dijo en enero que dejaría de aceptar a algunas familias, obligando a Estados Unidos a admitir a padres con niños menores de 7 años, según el Washington Post.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas