RICHARD PENDLEBURY y JOHN NASH documentan la parte más impactante del papel de Beijing en la crisis del coronavirus.

El sábado, el Mail lanzó una importante nueva serie que pone al descubierto el papel de China en favorecer la pandemia del coronavirus. En la primera parte, basándose en el testimonio de expertos, nuestros escritores investigaron las afirmaciones de que la nueva cepa de coronavirus se habría escapado de un laboratorio en Wuhan, la ciudad de donde surgió. 

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Hoy, documentan el audaz encubrimiento que permitió que el virus se propagara, con consecuencias mortales para el mundo…

En los próximos meses, podríamos ser más capaces de entenderlo. Será mucho más difícil de perdonar. La franqueza, la honestidad y el rápido intercambio de todos los hechos conocidos son los requisitos acordados internacionalmente para cualquier gobierno que descubra una epidemia viral que surja dentro de sus fronteras.

Es la única manera en que la comunidad mundial puede actuar rápidamente para contener nuevos contagios mortales antes de que se propaguen y causen estragos. Antes de que se conviertan en una pandemia.

Pero cuando la epidemia del coronavirus Covid-19 comenzó en Wuhan a finales del año pasado, las autoridades chinas rompieron rápidamente todas las reglas de comportamiento aceptable. Desde el principio, los funcionarios negaron los hechos, propagaron deliberadamente información errónea, bloquearon el tráfico de Internet y amordazaron a todo aquel que compartía verdades sobre el nuevo y mortal virus.

La tragedia de las acciones de China se pone de relieve en un informe aún no publicado dirigido por el Dr. Shengjie Lai, investigador de las dinámicas de las enfermedades infecciosas de la Universidad de Southampton.

En el estudio se utilizó un modelo matemático muy sofisticado de la propagación del coronavirus para demostrar que si China hubiera introducido medidas de bloqueo tres semanas antes, los casos podrían haberse reducido en un 95%, lo que habría limitado considerablemente la propagación del Covid-19 y el consiguiente número de muertes en todo el mundo.

Incluso las autoridades del país admiten que fueron negligentes. Zhong Nanshan, uno de los expertos en epidemiología más respetados de China y líder del grupo de trabajo de la Comisión Nacional de Salud sobre la epidemia, dice que si las autoridades hubieran actuado a principios de enero, «el número de enfermos se habría reducido considerablemente».

Por el momento, utilizando múltiples fuentes, podemos tratar de reconstruir lo que ocurrió durante este momento crucial.

Hemos establecido los eventos en orden cronológico como se cree que ocurrieron, en lugar de cuando se conocieron públicamente. Gracias a la ofuscación, la ignorancia o el autoengaño de las autoridades chinas, mucha de la información reportada hasta ahora se filtró recién mucho después de sucedido el evento.

En algunos casos – como por ejemplo, las primeras infecciones – pudo ser que Beijing no se percató de lo que estaba sucediendo. Sin embargo, esto es para darle un toque bondadoso al catastrófico mal manejo de la crisis.

Porque, como nuestra línea de tiempo revela, durante estas cruciales primeras semanas, las autoridades mintieron sobre el contagio del virus, amordazaron a los médicos que sabían lo contrario, y dieron falsas afirmaciones al público y a una Organización Mundial de la Salud desesperada e impotente.

Ayer, se afirmó que más de 5.100 personas fueron arrestadas por compartir información en las primeras semanas del brote. El resultado es un número de muertes que sigue aumentando en todo el mundo.

Independientemente de que el nuevo brote haya sido causado de forma natural – por contacto entre especies en el mercado de mariscos de Huanan en Wuhan, que es donde el consenso científico está en este momento – o, más extravagantemente como algunos afirman, creado por los científicos del Instituto de Virología de la ciudad, lo que sucedió después es una historia aterradora y escandalosa. El mundo vivirá con las consecuencias de ello durante décadas.

Como dijo un académico al Mail: «El pueblo chino no tiene nada de que avergonzarse. Sólo son sus líderes».

10 de diciembre: Wei Guixian, un comerciante de mariscos en el mercado de Huanan, es hospitalizado.

15 de diciembre: El número total de infecciones conocidas de esta misteriosa enfermedad es de 27.

17 de diciembre: El primer aumento diario de dos dígitos. Los documentos filtrados del gobierno sugieren que estas cifras fueron retrasadas: las autoridades no sabían aún que todos los pacientes tenían el mismo virus.

18 de diciembre: Un repartidor de 65 años en el mercado de Huanan es admitido en el Hospital Central de Wuhan con neumonía.

El 24 de diciembre: Se toman muestras de líquido de los pulmones del repartidor y se envían para su análisis al laboratorio de genómica de Visions Medicals en Guangzhou.

26 de diciembre: Por fin empiezan a sonar las alarmas. Zhang Jixian, jefe del departamento respiratorio del Hospital Hubei Xinhua, nota un creciente número de pacientes con neumonía que están vinculados al mercado de Huanan. Teme lo peor e informa de la situación a sus colegas. El informe se transmite a las autoridades sanitarias chinas.

El 27 de diciembre: Se confirma la amenaza. Según Zhao Su, jefe de medicina respiratoria del Hospital Central de Wuhan, el laboratorio no envía los resultados del repartidor del mercado como es habitual. Sus hallazgos son tan urgentes que le llaman por teléfono.

«Dijeron que era un nuevo coronavirus», Zhao cuenta más tarde a una fuente de noticias china. De hecho, los resultados muestran una alarmante similitud – 87% – con el mortal virus del SARS que mató a unas 800 personas en 2002-03. El repartidor es trasladado al Hospital Wuhan Jinyintang, donde muere.

Las muestras de «al menos ocho» otros pacientes son enviadas a varias compañías genómicas chinas. Todos los resultados apuntarán a un nuevo coronavirus.

El 30 de diciembre: El Dr. Li Wenliang, oftalmólogo del Hospital Central de Wuhan, contacta a sus antiguos compañeros de clase de medicina en el sitio de medios sociales chinos WeChat. Siete pacientes en su hospital tienen un virus similar al SARS y están en cuarentena. Dice que los colegas deben protegerse. Y él también debería… de las autoridades.

Esa noche la Comisión de Salud de Wuhan envía un aviso interno urgente a todos los hospitales sobre 27 casos de «neumonía de causa no evidente» pero con vínculos al mercado de Huanan. Ordena a todos los departamentos que informen sobre los casos conocidos. El aviso omite cualquier mención de un coronavirus. Más tarde se filtró en línea, es el primer signo de que el oficialismo reconoce un problema.

El 31 de diciembre: China notifica a la Organización Mundial de la Salud sobre la aparición de una enfermedad infecciosa no identificada, pero dice que no hay «ninguna transmisión obvia de humano a humano». Los funcionarios de la OMS envían a Beijing una lista de preguntas sobre el brote.

Ahora comienza la supresión de información y la represión de los denunciantes. La policía anuncia que está investigando a ocho personas por difundir rumores sobre el brote. Todos son médicos, incluyendo al oftalmólogo de Wuhan, el Dr. Li. La Comisión de Salud de Wuhan, forzada por los «rumores», anuncia que 27 personas sufren de neumonía de causa desconocida. Su declaración dice: «La enfermedad es controlable».

Sin embargo, la Administración del Ciberespacio de China comienza a censurar las conversaciones sobre el brote en los sitios de medios sociales chinos.

Analistas de la Universidad de Toronto informarán que la autoridad puso rápidamente en la lista negra 45 frases como «neumonía desconocida de Wuhan» y «mercado de mariscos de Wuhan».

Las autoridades sanitarias de Taiwán envían a los funcionarios de la OMS un correo electrónico en el que solicitan información sobre el brote de Wuhan. Los taiwaneses advierten que han recibido informes de pacientes que han sido aislados, lo que fuertemente sugiere que el virus es contagioso.

La OMS no responde. Los funcionarios chinos previamente convencieron al organismo de no tratar a Taiwán como otra cosa más que una nación canalla.

1 de enero: Las autoridades cierran el mercado de mariscos de Huanan. La Agencia de Noticias Xinhua, el cable oficial del Partido Comunista, informa que el mercado está en proceso de «renovación».

La agencia también informa: «La policía pide a todos los ciudadanos que no fabriquen rumores, que no difundan rumores, que no crean en los rumores».

Wang Guangbao, cirujano y escritor en el este de China, dice más tarde que las especulaciones sobre un virus similar al SARS proliferaban en los círculos médicos, pero las detenciones lo disuadieron a él y a muchos otros de discutirlo abiertamente. La investigación científica también está siendo suprimida.

Según un informe posterior de la agencia de noticias independiente Caixin «un empleado de una empresa genómica recibió una llamada telefónica de un funcionario de la Comisión Provincial de Salud de Hubei, ordenando a la empresa que dejara de analizar las muestras de Wuhan relacionadas con la nueva enfermedad y que destruyera todas las muestras existentes . . . Se les dijo que dejaran de publicar los resultados de las pruebas y que informaran a las autoridades de cualquier resultado futuro».

3 de enero: La supresión se amplía. La Comisión Nacional de Salud de China ordena a las instituciones que no publiquen ninguna información relacionada con la enfermedad desconocida, y a los laboratorios que transfieran las muestras que tengan a las instituciones de pruebas designadas, o que las destruyan. El Dr. Li es reprendido por la policía y regresa al trabajo.

5 de enero: Zhang Yongzhen y su equipo en el laboratorio estatal P3 de Shanghai completa la secuencia del genoma del virus, según fuentes fiables. Informa de sus hallazgos al NHC, advirtiendo que el nuevo virus se está transmitiendo a través del sistema respiratorio.

El 9 de enero: La vida continúa con normalidad. El alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, da su informe anual al Congreso del Pueblo de la ciudad. Promete que la ciudad tendrá escuelas de medicina de primera clase y un parque industrial futurista. No menciona el brote viral ni una sola vez.

El 9 y 10 de enero: La Comisión de Salud de Wuhan revela la muerte, dos días antes, de un hombre de 61 años llamado Zeng que compraba regularmente en el mercado de Huanan, la primera víctima mortal.

La comisión no revela que la esposa de Zeng desarrolló síntomas cinco días después que él. Ella nunca había visitado el mercado, así que seguramente se lo había contagiado de su marido. Las autoridades dicen a los medios internacionales que no hay pruebas claras de que las personas puedan contagiarse el virus entre ellas.

El Dr. Li trata a una mujer por glaucoma. No sabe que está infectada con el coronavirus.

En Wuhan, los políticos locales se centran en una reunión del Partido Comunista programada en seis días. Durante este tiempo, la Comisión de Salud de Wuhan afirma cada día que no hay nuevas infecciones.

11 de enero: Al no haber obtenido respuesta de las autoridades, el laboratorio P3 de Shangai revela la secuencia completa del genoma de un «nuevo coronavirus» para que el mundo científico exterior lo examine.

Mientras tanto, Beijing repite sus afirmaciones de que no hay pruebas de transmisión humana. Informa de que el número de casos confirmados se ha reducido a 41.

12 de enero: el laboratorio P3 de Shanghai se cierra para » rectificación». Al parecer, el intercambio de información para prevenir un desastre está prohibido.

La OMS twitea que está » tranquila por la calidad de las investigaciones y las medidas adoptadas en relación con el nuevo #coronavirus . . en #Wuhan, #China, y el compromiso de las autoridades de compartir información con la OMS».

13 de enero: Tailandia reporta el primer caso confirmado fuera de China – una mujer de Wuhan está en cuarentena allí. Sin embargo, los principales medios de comunicación estatales chinos siguen omitiendo mencionar el brote.

14 de enero: Beijing parece tener un títere dispuesto. En esta fecha sale un tweet aún más crédulo de la OMS: «Las investigaciones preliminares de las autoridades chinas no han encontrado ninguna evidencia clara de la transmisión de humano a humano del nuevo #coronavirus (2019-nCoV)».

18 de enero: La Comisión de Salud de Wuhan anuncia cuatro nuevas infecciones. Aún así, los funcionarios minimizan el riesgo de transmisión entre humanos. Según un informe posterior, los funcionarios permiten que se lleve a cabo un banquete comunitario en Wuhan, al que asisten 40.000 familias.

20 de enero: Finalmente se dice la verdad. El neumólogo Zhong Nanshan, de 83 años, veterano de la crisis del SARS, aparece en los medios de comunicación estatales para anunciar que el virus es transmisible entre personas. Pero es demasiado tarde. El Año Nuevo Chino está a sólo unos días, una nación de 1.4 billones está en movimiento.

El 23 de enero, un día antes de la víspera del Año Nuevo Chino: Las autoridades se esfuerzan por recuperar el tiempo perdido. Wuhan es encerrado. Los videos de los medios sociales muestran calles desiertas y cadáveres en las aceras. En una recepción en Beijing, el Presidente Xi evita el elefante en la sala.

La OMS finalmente reconoce que el coronavirus puede ser transmitido entre humanos. Pasan cinco días antes de que declare el brote como una «Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional».

24 de enero: Las autoridades chinas siguen advirtiendo a los ciudadanos contra la «difusión de rumores». Más tarde, un análisis de la Universidad de Toronto muestra que el 24 y 25 de enero, al menos 40 personas fueron advertidas, multadas o detenidas por mencionar la epidemia.

El 26 de enero: El alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, ofrece renunciar después de admitir que la información fue publicada tardíamente. Ahora revela que hasta cinco millones de residentes abandonaron la ciudad en los días previos al cierre, potencialmente propagando el virus.

30 de enero: El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, twittea sus elogios al liderazgo de China por «establecer un nuevo estándar para la respuesta al brote».

7 de febrero: El Dr. Li Wenliang muere de Covid-19. El mismo día, el abogado chino de derechos humanos Chen Qiushi es puesto en «cuarentena» por haber hecho público el brote. Su paradero sigue siendo desconocido.

El 26 de febrero: El periodista de video Li Zihua es sacado de su casa por hombres no identificados. Su paradero también es desconocido.

4 de marzo: La Agencia Oficial de Noticias Xinhua publica un artículo de opinión titulado «Justificado y fuerte; el mundo debería dar las gracias a China». Declara: «Sin los enormes sacrificios y contribuciones de China, no será posible que el mundo consiga una valiosa ventana de tiempo para luchar contra la nueva epidemia de neumonía coronaria». Las pruebas sugieren lo contrario.

Entre otros «críticos» que han desaparecido o han sido castigados se encuentran el magnate inmobiliario Ren Zhiqiang, de 69 años; el profesor de derecho Xu Zhangrun, que fue puesto bajo arresto domiciliario; y el empresario Fang Bin, que no ha sido visto desde que publicó el mensaje: «Los ciudadanos se resisten. Devuelvan el poder al pueblo».

Fuente: Daily Mail

Te recomendamos:

Últimas