El enfoque cada vez más adversario de Washington se está extendiendo por todo el país.

Traducido de AXIOS por tierrapura.org

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Dos tercios de los estadounidenses ahora ven a China desfavorablemente, en comparación con el 47% de hace dos años, según datos de Pew que sugieren que el enfoque cada vez más adversario de Washington se está extendiendo por todo el país.

El panorama general: los estadounidenses han tendido a ver a China negativamente desde 2013, pero ese sentimiento ha crecido dramáticamente en los últimos dos años en medio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y, más recientemente, la pandemia de coronavirus. En ese tiempo, la proporción de estadounidenses que ven a China de manera muy desfavorable se ha más que duplicado (15% a 33%).

Resultados clave:

  • La tendencia es bipartidista, aunque los republicanos (72% desfavorables) desconfían más de China que los demócratas (62%).
  • Es más probable que las personas más jóvenes vean a China favorablemente, con el 43% de los jóvenes de 18 a 29 años que tienen opiniones positivas en comparación con el 26% de los de 30 a 49 años y el 21% de los mayores de 50 años.
  • La confianza en Xi Jinping se desplomó en el último año, con el 71% de los estadounidenses que ahora no tienen confianza en él, en comparación con el 50% en 2019.
  • Nueve de cada 10 estadounidenses ahora ven a China como una amenaza, y el 62% ve a China como una amenaza importante, en comparación con el 48% en 2018.
  • Las preocupaciones sobre el impacto de China en el medio ambiente y las políticas sobre los derechos humanos están en aumento, mientras que las preocupaciones económicas sobre el empleo y el déficit comercial son menores que hace una década.
  • La mayoría de los estadounidenses ven a los Estados Unidos como una potencia económica más grande que China, y el 91% dice que el mundo está mejor con Estados Unidos como la superpotencia líder, en lugar de China (4%).

ale la pena señalar: las encuestas se llevaron a cabo del 3 al 29 de marzo, durante las cuales funcionarios estadounidenses y chinos discutieron sobre los orígenes de COVID-19.

Le recomendamos:

Últimas