El «Informe de Libertad de Prensa» 2020 fue presentado este martes por Reporteros Sin Fronteras (RSF)

En el informe anual que presentó Reporteros Sin Fronteras se dio a conocer las dificultades que están existiendo en los distintos países, y especialmente en aquellos de carácter autoritario, a la hora de comunicar y brindar datos sobre el Coronavirus«La pandemia del Covid-19 resalta y amplifica las múltiples crisis que amenazan al derecho a una información libre, independiente, plural y fidedigna», comunicó la ONG al presentar el Informe de Libertad de Prensa 2020.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Especialmente, este informe denuncia a países como China e Irán, por establecer mecanismos de censura masiva durante la crisis sanitaria, dando lugar a las consecuencias negativas mundiales que hoy atravesamos. Incluso se condena a Irak, país que suspendió la acreditación de una periodista tras publicar una nota sobre el Covid-19 donde criticaba el mal accionar del gobierno. En Hungría, el Parlamento sancionó una ley que pena con 5 años de cárcel a quienes difundan fake news sobre el virus. El secretario general de RSF, Christophe Deloire, comentó:

«Los gobiernos autoritarios ven en la crisis sanitaria la oportunidad de (…) imponer medidas que sería imposible adoptar en condiciones normales».

La Clasificación de Libertad de Prensa incluye 180 países; y este año demuestra un fuerte empeoramiento en los países de America Latina, a excepción de Costa Rica y Uruguay. «La represión y la estigmatización de la prensa, nutridas por la desinformación y los ataques en línea, han adquirido nuevas dimensiones, sobre todo en los países que enfrentan grandes conflictos sociales», señaló el comunicado de la organización.

Argentina, en contraste con el informe 2019, perdió 7 puntos, ubicándose en el puesto 64 debido a la represión policial ocurrida durante las elecciones presidenciales del 2019, donde Alberto Fernandez llegó a la Casa Rosada. Con respecto a Brasil, el país vecino bajó nuevamente, ubicándose en el puesto 107, y advirtieron que este descenso continuará siempre y cuando su presidente, Jair Bolsonaro, siga «humillando e insultando» a la prensa.

En cuanto a Venezuela, el país socialista gobernado por el dictador Nicolas Maduro, subió un puesto en el ranking; esto no se debe a una mejora en su calidad de prensa, sino a otros movimientos externos en la clasificación. «El autoritarismo del presidente, Nicolás Maduro, no cede y la represión del gobierno contra la prensa independiente se ha vuelto cotidiana y multifacética» denunció RSF.

El resto del informe en Latinoamérica finaliza con Cuba, posicionándose en el puesto 171, siendo el peor en la región, y México, quien se ubica en el sitio 143, pese a que 10 periodistas fueron asesinados en 2019, y siendo considerado el país más peligroso para esta profesión. En la otra punta del mundo, los países nórdicos llevan la delantera: Noruega, Finlandia y Dinamarca, mientras que Turkemistán y Corea del Norte, ocupan los puestos 179 y 180.

Lo cierto es que no extraña que durante una crisis o una situación de conflicto social los gobiernos no brinden información completa a sus ciudadanos con motivo de no generar pánico. Muchas veces, esta decisión de los gobiernos ayudó a atravesar difíciles situaciones e impidieron una rebelión social. Pero, lo que si podemos asegurar, es que los países socialistas son los peores en cada una de sus regiones a la hora de asegurar la libertad de prensa, y tanto en la «patria popular» cubana y venezolana, como en la dictadura norcoreana, siempre hay algo que esconder, incluso periodistas. 

Fuente: La Derecha Diario

Le recomendamos:

Últimas