Desde que la Ciudad del Vaticano (la Santa Sede) confirmó su primer caso del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) el 5 de marzo, un total de 12 personas han sido infectadas. ¿Por qué la pequeña ciudad es presa de la pandemia?

La propagación del virus ha puesto de relieve los lazos de los países con el régimen chino. Examinemos las relaciones que el Vaticano ha desarrollado con Beijing en los últimos años.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El Vaticano tiene una población de aproximadamente 800 personas. El 6 de mayo, la oficina de prensa de la Santa Sede anunció que una 12ª persona dio positivo para el virus del PCCh. El primer cardenal que dio positivo fue Angelo De Donatis, el vicario general de la Diócesis de Roma, el 30 de marzo.

Lea también: Los crímenes del régimen comunista chino y la salvación de la humanidad

En la tarde del 27 de marzo, el Papa Francisco se paró solo en la Plaza de San Pedro y durante el servicio de oración dijo, “Nos encontramos asustados y perdidos”. El servicio fue transmitido en vivo en todo el mundo.

¿Por qué el Vaticano, la máxima autoridad de la Iglesia Católica, ha sido afectado por el virus del PCCh?

El Vaticano y Beijing rompieron sus lazos en 1951 después de la toma de posesión comunista. El Vaticano no reconocía a los llamados obispos católicos nombrados por el PCCh a través de sus procedimientos de “autoselección” y “autoconsagración”.

Sin embargo, en los últimos años, la situación ha comenzado a cambiar.

En septiembre de 2018, el Vaticano firmó un acuerdo con Beijing, permitiendo a las autoridades chinas nombrar a los obispos de China. La Santa Sede respaldó la legitimidad de estos obispos nombrados por Beijing.

El cardenal Joseph Zen, un exobispo de Hong Kong, criticó a la Santa Sede por rendirse completamente al PCCh y guardar silencio sobre el historial de violaciones de derechos humanos del PCCh.

La BBC publicó un artículo en el que se afirmaba que el Vaticano firmó el acuerdo con Beijing para promover buenas relaciones y atraer a más chinos continentales a unirse a la fe cristiana en el futuro.

En una entrevista exclusiva con el periódico con sede en Hong Kong, Asia Times, en febrero de 2016, el Papa Francisco instó al mundo a no temer al “creciente poderío” de China y transmitió un mensaje de amistad al líder chino Xi Jinping para el Año Nuevo Lunar. Francisco evitó hablar de los derechos humanos y de la persecución del PCCh a los católicos en China.

Lea también: [VIDEO] La inquietante verdad sobre el paciente cero de Italia

Durante las protestas en Hong Kong por un proyecto de ley de extradición archivado el año pasado, el Vaticano optó por guardar silencio sobre el tema.

En un blog, el cardenal Zen escribió que voló a Roma para reunirse con el Papa en junio del año pasado para rogarle en persona que tomara una postura contra la erosión de la autonomía de Hong Kong por parte de Beijing. Pero cinco meses después, el Vaticano no hizo ninguna declaración sobre las protestas.

El compromiso del Vaticano con el PCCh no se limita a lo anterior.

En febrero de 2017, la Organización Mundial para Investigar la Persecución de Falun Gong (WOIPFG) escribió una carta al Papa, instándolo a evitar que dos funcionarios chinos asistieran a la Cumbre de la Pontificia Academia del Vaticano sobre el tráfico de órganos y el turismo de trasplantes. El Dr. Huang Jiefu y el Dr. Wang Haibo han estado muy involucrados en la sustracción de órganos a prisioneros de conciencia en China, de acuerdo con una investigación de la WOIPFG. Huang fue un exviceministro a cargo de trasplantes de órganos en el Ministerio de Salud Nacional y la Comisión de Planificación Familiar del PCCh. Wang fue responsable de crear la base de datos de transplantes de órganos de China.

El propio Huang reveló más tarde en una entrevista con Phoenix TV que su invitación a la Pontificia Academia de las Ciencias del Vaticano fue condenada por 12 expertos en ética médica de varios países que expresaron su preocupación por la extracción forzada de órganos en China.

Huang también se jactó ante el reportero del apoyo que recibió del obispo Marcelo Sánchez Sorondo, presidente de Pontificia Academia de las Ciencias, y del Papa, por su participación en la conferencia.

Lea también: Ya son 18 los estados de EE. UU. que piden investigar al régimen chino por el virus PCCh

El obispo Sorondo no solo dio la bienvenida a Huang al Vaticano, sino que también esperaba ser invitado a visitar China. Su deseo se cumplió rápidamente, y en posteriores entrevistas con los medios de comunicación, elogió al PCCh y restó importancia a los abusos de transplantes de órganos del PCCh.

En los últimos años, el Papa Francisco ha extendido repetidamente una rama de olivo a Beijing, expresando su deseo de visitar China. Este puede ser también el próximo objetivo de la Santa Sede después de firmar el acuerdo de nombramiento de obispos entre China y el Vaticano en 2018. El South China Morning Post informó en agosto de 2014 que Francisco dijo a un grupo de reporteros que viajaron con él a Corea del Sur y que volaban de regreso con él a Europa: “¿Quiero ir a China? Por supuesto, incluso mañana”.

El encubrimiento del PCCh y la respuesta retardada al brote del virus del PCCh causaron la pandemia y ahora el mundo está sufriendo las consecuencias. Sin embargo, el Papa Francisco elogió públicamente al PCCh por sus esfuerzos para contener el virus del PCCh dentro de sus fronteras.

Fuente: The Epoch Times en Español

Le recomendamos:

Últimas