Funcionarios y expertos están activando la alarma sobre la amenaza que representa la enorme influencia de Beijing en las organizaciones internacionales, como parte de su agenda de “gobernanza global”.

Con una lista recientemente actualizada de ciudadanos comunistas chinos en posiciones de liderazgo dentro de las Naciones Unidas y más allá, los críticos están pidiendo medidas concretas para controlar a Beijing.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Los funcionarios chinos ya lideran una serie de poderosas agencias y organizaciones globales.

Por ejemplo, de 15 agencias especializadas de la ONU, cuatro están bajo el liderazgo de funcionarios chinos, y eso solo rascando en la superficie.

Al menos un ex funcionario de alto rango en la administración de Donald Trump, el exsubsecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos de Organizaciones Internacionales, Kevin Moley, dijo a The Epoch Times que esta actual toma del poder representa “la mayor amenaza existencial para nuestra república desde nuestra fundación”.

Lea también: Internautas se preguntan: ¿Qué hay detrás de Tedros y el PCCh?.

“Esta es la lucha de nuestras vidas”, agregó. “Es una lucha entre la civilización occidental y el Partido Comunista de China”.

Un nuevo informe de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad entre Estados Unidos y China (USCC), publicado en abril, mostró que el control del régimen chino sobre las instituciones internacionales se está endureciendo rápidamente.

“Desde que la Comisión China-EE. UU. comenzó a rastrear a los funcionarios de la República Popular de China que sirven en posiciones de liderazgo en organizaciones internacionales, la influencia de Beijing solo ha crecido sobre las agencias clave de la ONU responsables de la financiación y la formulación de políticas en una amplia gama de temas importantes”, dijo Jameson Cunningham, portavoz de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad Estados Unidos-China, en una entrevista.

“Contrariamente a los Estándares de Conducta del Servidor Civil Internacional, ellos [los funcionarios chinos que lideran las agencias de la ONU] usan esas posiciones para perseguir los objetivos de la política exterior de China”, agregó el portavoz.

Lea también: [VIDEO] Periodista china revela las maniobras del Partido Comunista chino (PCCh).

A través de su creciente influencia en la ONU y otras organizaciones internacionales, Beijing persigue sus propios intereses, incluida una mayor influencia y control global, agregó Cunningham.

“China ha promovido constantemente posiciones que favorecen los propios intereses y puntos de vista de Beijing, tales como la gobernanza de internet, los estándares técnicos para las tecnologías emergentes y el desarrollo económico, ignorando las preocupaciones sobre los derechos humanos”, dijo.

Sin embargo, los expertos y funcionarios que hablaron con The Epoch Times advirtieron que el informe de la USCC no plasma el alcance completo del problema.

Además, agregaron que el Congreso y la administración deben tomar medidas.

Control de Beijing sobre funcionarios chinos de la ONU

Los expertos dicen que los ciudadanos chinos que lideran las organizaciones internacionales son especialmente problemáticos a la luz de las expectativas del Partido Comunista Chino (PCCh) de lealtad absoluta al Partido.

Lea también: [VIDEO] La inquietante verdad sobre el paciente cero de Italia.

Tomemos, por ejemplo, al funcionario chino Meng Hongwei, quien fue presidente de la agencia global de aplicación de la ley Interpol y exviceministro de seguridad pública de China, quien fue arrestado por el régimen durante un viaje a China a fines de 2018. Entre sus presuntos crímenes estaba desobedecer las órdenes del Partido Comunista.

Al menos un funcionario chino se jactó en la televisión local de cómo los funcionarios chinos usan su influencia en la ONU para avanzar en los objetivos del PCCh.

El ex subsecretario general de las Naciones Unidas y jefe del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (UNDESA), Wu Hongbo, se jactó ante la televisión estatal china CCTV de utilizar su posición para que la policía de la ONU retirara al presidente del Congreso Mundial Uigur, Dolkun Isa, de un seminario en el Edificio de la ONU. Al ser el líder de un grupo disidente que aboga por la autodeterminación de los uigures en la región china de Xinjiang , Isa ha sido blanco del PCCh.

“Tenemos que defender firmemente los intereses de la patria”, explicó Wu mientras la audiencia aplaudía.

La amenaza

El exfuncionario del Departamento de Estado, Moley, quien sirvió de 2018 a 2019, dijo que era difícil enfatizar demasiado la gravedad de la amenaza.

En una entrevista telefónica con The Epoch Times, Moley activó la alarma.

“Me siento como Paul Revere, diciendo que ‘los británicos están llegando, los británicos están llegando’, pero realmente, los chinos ya están aquí”, advirtió.

Moley también se desempeñó como Representante Permanente de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas de 2001 a 2006.

Lea también: El PCCh está desesperado: de 50 centavos ahora paga 70 centavos a su ejército de trolls.

Moley dijo que gran parte de los medios y muchos en la clase política han minimizado o ignorado el peligro.

Señalando los campos de concentración para los uigures en Xinjiang, Moley comparó la situación a fines de la década de 1930, cuando los líderes mundiales hicieron la vista gorda ante los abusos bajo el mandato del líder nazi Adolf Hitler.

Moley dijo que los funcionarios clave integrados en el Departamento de Estado que se remontan a la administración de Obama, e incluso antes, han sido “cómplices de lo que ocurrió”.

Recalcando el uso de “prácticas corruptas” por parte de Beijing para tomar el control de las agencias de la ONU y otras organizaciones internacionales, dijo que Estados Unidos debe responder adecuadamente.

“Este no es solo un campo de juego desigual”, dijo. “Hemos sido superados por completo en armas y en votos”.

El último informe de la USCC representa solo la punta del iceberg, continuó Moley.

“Los chinos también han inundado estas agencias con pasantes y consultores”, afirmó.

Por ejemplo, en Montreal, las autoridades canadienses no pueden seguir la pista de los agentes chinos que operan en instituciones internacionales, afirmó.

Lea también: Coronavirus y la ruta de la seda: No debe ser una nueva extensión de esta ruta codiciosa en Latinoamérica.

Beijing también ha “inundado” a la Organización Mundial de la Salud (OMS) con pasantes y oficiales profesionales subalternos, todos los cuales están bajo el control directo de su gobierno, a diferencia de los estadounidenses y otros de naciones occidentales.

“Han inundado absolutamente el sistema de la ONU con su gente”, dijo. Varias fuentes internas de la ONU también confirmaron a The Epoch Times que este fenómeno existía en la organización.

Moley explicó que esto corre el riesgo de que numerosas autoridades reguladoras y normativas globales sean controladas por Beijing en sectores que van desde las telecomunicaciones hasta la aviación global.

“Su objetivo es utilizar esto para beneficiar a China, avanzar en sus objetivos y expandir su control”, dijo, citando la iniciativa China la Franja y la Ruta (también conocida como Una Franja, Una Ruta) para ilustrar lo que estaba sucediendo a nivel mundial.

“Están creando una red de infraestructura para ejercer influencia mercantil, y quieren socavar a los países a lo largo de la ruta”, dijo.

Permitir a Beijing unirse a la Organización Mundial del Comercio fue un “error crítico”, argumentó Moley.

Beijing está explotando el sistema internacional para obtener una ventaja económica competitiva sobre Estados Unidos, advirtió Moley.

“El producto más importante de Estados Unidos es la propiedad intelectual… El producto más importante de China también es la propiedad intelectual estadounidense”, dijo.

Las amenazas de Beijing lo abarcaban todo. “Esta es una competencia cultural, militar y económica”, dijo Moley. “Quieren derrotar a Occidente en todo, incluso en términos de valores”.

Moley dijo que durante su tiempo en el Departamento de Estado, solo había un puñado de personas con las que podía confiar, confiar plenamente, sobre los problemas de China.

Agencias de la ONU bajo el control de Beijing

Casi un tercio de todas las agencias de la ONU están siendo dirigidas por algún funcionario comunista chino en el cargo superior, mostró el informe de la USCC.

Estos incluyen la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), que ha sido dirigida por Zhao Houlin desde 2015.

Antes de trabajar en la ONU, Zhao trabajó en el Ministerio de Correos y Telecomunicaciones de China, que ahora forma parte del Ministerio de Industria y Tecnología de la Información.

La UIT es una organización importante dentro del sistema de las Naciones Unidas. Varios gobiernos han abogado por otorgarle amplios poderes a través de Internet.

Cuando la agencia de noticias Yonhap de los medios de comunicación de Corea del Sur le preguntó una vez a Zhao sobre el aparato de censura de Beijing, él lo eludió.

“Nosotros [en la UIT] no tenemos una interpretación común de lo que significa censura”, dijo.

Otra agencia de la ONU bajo el control de Beijing es la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), que busca supervisar los viajes aéreos globales y la industria de la aviación.

Dirigida por Liu Fang, cuya carrera comenzó en el departamento de aviación del régimen chino, la OACI se ha vuelto infame por su hostilidad hacia el gobierno autónomo de Taiwán y por proponer impuestos internacionales sobre los viajes aéreos.

La Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial está dirigida por el exviceministro de finanzas de Beijing, Li Yong.

La agencia en desgracia ha perdido varios gobiernos occidentales como miembros después de financiar inversiones en los regímenes dictatoriales de Cuba e Irán.

Li, quien dirige la agencia, con frecuencia defiende y promueve compañías chinas como Huawei, con la máquina de propaganda de Beijing amplificando la retórica y afirmando que la ONU la apoya.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, con sede en Roma, fue la agencia más reciente en caer bajo el control de Beijing, con Qu Dongyu al mando desde el verano pasado.

Según los informes de los medios , Beijing confió en los sobornos y las amenazas para asegurar el influyente cargo.

La agencia moldea la política agrícola en todo el mundo y distribuye ayuda alimentaria.

El PCCh también se jactó de desempeñar un “papel crucial” en la creación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la ONU, que los líderes de la ONU han promocionado ampliamente como el “plan maestro para la humanidad”.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, también se jactó del “alineamiento de la iniciativa la Franja y la Ruta [del PCCh] con los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

Otros puestos de la ONU

Otros poderosos puestos de liderazgo incluyen a Liu Zhenmin, quien se desempeñó como Subsecretario General de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU desde 2017. Se hizo cargo de otro funcionario chino que ocupó el cargo antes que él. Liu anteriormente se desempeñó como Viceministro de Relaciones Exteriores.

Por separado, Xu Haoliang se desempeña como Subsecretario General del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), una agencia con una historia de impulsar regímenes comunistas.

Ya en la década de 1980, por ejemplo, bajo la apariencia de “desarrollo”, el PNUD estaba ayudando al aliado de Beijing en Pyongyang a construir una fábrica de semiconductores que el régimen de Corea del Norte utiliza para producir componentes de misiles.

Xue Hanqin se desempeña como vicepresidente de la Corte Internacional de Justicia, el principal órgano judicial de la ONU

Este organismo, que se describe a sí mismo como la “Corte Mundial”, fue creado para resolver disputas entre gobiernos.

Los representantes de Beijing también sirven en puestos de liderazgo adjunto.

Liu Jian, por ejemplo, se desempeña como científico jefe y director interino de la división científica de la Agencia de la ONU para el Medio Ambiente, una organización que ayuda formular políticas ambientales en todo el mundo.

Los funcionarios chinos han sido los principales defensores de reducir drásticamente las emisiones de CO2 en las naciones occidentales, mientras que las propias emisiones de China continúan creciendo.

Hasta 2018, el funcionario chino Tang Qian se desempeñó como Subdirector General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y fue nominado por Beijing para hacerse cargo de toda la agencia, aunque la oferta finalmente fracasó. Su jefa era Irina Bokova, hija de un famoso político comunista búlgaro.

La UNESCO desempeña un papel enorme en la política educativa mundial, ayudando a moldear las mentes de miles de millones de niños.

En 2018, cuando Tang estaba saliendo, la nueva líder de la UNESCO, Audrey Azoulay, una socialista francesa, nombró al funcionario comunista chino Qu Xing para servir como subdirector general de la agencia. Él no figura en el informe de la USCC.

En la OMS, que ha sido criticada durante esta pandemia por criticar los puntos de discusión de Beijing, el funcionario chino Ren Minghui se desempeña como subdirector general de “cobertura de salud universal”.

Antes de ser reemplazada por el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, respaldado por Beijing, la OMS fue dirigida por Margaret Chan, una exfuncionaria de Hong Kong leal a Beijing.

Citando el escándalo del COVID-19, Trump criticó recientemente a la OMS como “muy centrada en China” y ordenó que se detuvieran los fondos estadounidenses , en espera de una revisión de la respuesta de la OMS ante la pandemia.

Otro líder chino clave en la ONU es Wang Binying, subdirector general de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Beijing presionó para que Wang se convirtiera en jefe de la agencia.

Los expertos expresaron su preocupación de que si un funcionario chino encabezara la agencia, Beijing tendría acceso al depósito de propiedad intelectual y secretos más grande del mundo, con implicaciones para las empresas estadounidenses y la seguridad nacional de los EE. UU.

Zhang Wenjian se desempeña como subsecretario general de la Organización Meteorológica Mundial, una agencia que formula la política climática.

Algunos altos cargos de la ONU ocupados por los agentes de Beijing no se mencionan en el informe de la USCC, como el Secretario de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria, Xia Jingyuan.

Además, el número de consultores y contratistas chinos en puestos clave de influencia eclipsa a los nombrados oficialmente, dijeron múltiples fuentes a The Epoch Times.

Más allá de la ONU

Beijing también tiene funcionarios instalados en otras organizaciones internacionales, que abarcan desde la política financiera y bancaria hasta la infraestructura y el desarrollo, según el informe de la USCC.

En el Fondo Monetario Internacional (FMI), por ejemplo, Zhang Tao se ha desempeñado como subdirector general desde 2016, un cargo que asumió después de servir como vicegobernador del banco central de China, el Banco Popular de China.

Mientras tanto, Lin Jianhai se desempeña como secretario del FMI y del Comité Monetario y Financiero Internacional.

Además, Jin Zhongxia, director ejecutivo del FMI para China, es otro exfuncionario del banco central de China.

El Banco Mundial también tiene funcionarios chinos en múltiples posiciones influyentes. Entre ellos están Yang Shaolin, director general y administrativo; Hua Jingdong, vicepresidente y tesorero; y Yang Yingming, director ejecutivo para China.

Con una emisión anual de bonos de 50 mil millones de dólares y la capacidad de formular políticas gubernamentales en todo el mundo, contar con múltiples agentes chinos al frente del Banco Mundial es una gran amenaza para la libertad, dicen los expertos.

El recientemente formado Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII), propuesto por Beijing y compuesto por naciones del Indo-Pacífico, está dirigido por el funcionario chino Jin Liqun. El banco espera rivalizar con el Banco Asiático de Desarrollo respaldado por Estados Unidos.

Pero incluso el Banco Asiático de Desarrollo, que tradicionalmente ha sido respaldado por Occidente y Estados Unidos, incluye a Chen Shixin, de Beijing, como vicepresidente de operaciones y Cheng Zhijun como director ejecutivo de China.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) también incluye al gobernador chino, Yi Gang, quien simultáneamente sirve como gobernador del Banco Popular de China.

La OMC, que ha sido fundamental para ayudar al ascenso económico de Beijing al estatus de superpotencia global, cuenta con el funcionario chino Yi Xiaozhun como subdirector general.

Mientras tanto, Zhao Hong de Beijing es miembro del Órgano de Apelación de la OMC, que decide las disputas entre naciones y gobiernos.

La Agencia Internacional de Energía Atómica, que regula el uso de la tecnología nuclear, también tiene un subdirector general chino, Yang Dazhu.

Beijing planea inyectar más funcionarios en la ONU y otras organizaciones; hay una relativamente nueva “Escuela de Gobernanza Global” que ofrece capacitación en la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing.

Activos no chinos

El exfuncionario del Departamento de Estado de Estados Unidos, Moley, y otros ex-altos funcionarios de Trump enfatizaron que incluso muchos funcionarios no chinos están recibiendo ofertas de Beijing.

Un ex-alto funcionario de la ONU con más de 30 años de experiencia en el mundo de la diplomacia de la ONU hizo eco de las preocupaciones de otros expertos sobre la capacidad de Beijing de contar con diplomáticos de otras naciones para hacer su oferta.

“China comprendió muy pronto la importancia de una creciente influencia dentro de las Naciones Unidas para sus intereses”, dijo el funcionario de la ONU, que solicitó el anonimato para hablar con franqueza en medio de continuos tratos con la ONU.

“Esto resultó en una lucha intransigente para obtener altos cargos que garanticen una responsabilidad decisiva en las agencias de la ONU”, dijo el exfuncionario, y agregó que los gobiernos dentro del “Grupo de los 77” (la alianza G77+China de más de 130 gobiernos) funcionaron como “satélites” de Beijing y se habían “convertido en el brazo armado de la diplomacia china relacionada con la ONU”.

Debido a que las decisiones en la mayoría de los organismos de la ONU se toman sobre la base de un voto por cada gobierno, China ha podido obtener una gran influencia a pesar de su relativamente escaso financiamiento de organizaciones.

Utilizando a sus aliados en los gobiernos de África, América Latina y Asia, China ha podido “inclinar la balanza de manera efectiva” cuando fue necesario, dijo el ex funcionario de la ONU.

“Con el tiempo, mucho dinero e intimidación política, la ONU se convirtió en la Cosa Nostra de China y la mayoría de las agencias de la ONU se dejaron llevar por el modus operandi al estilo típico mafioso dominado por la corrupción a gran escala y los esquemas de malversación de fondos, el colapso de las reglas y las leyes internas y el abuso de poder”, dijo la fuente.

“El pulpo gigante chino tiene sus tentáculos extendiéndose cada vez más”, agregó el ex funcionario.

Los denunciantes que se han opuesto a los abusos contra los derechos humanos de China desde dentro de la ONU expresaron preocupaciones similares.

La exfuncionaria de derechos humanos de la ONU Emma Reilly, cuyo caso fue objeto de un artículo detallado en The Epoch Times, también señaló que los funcionarios no chinos de la ONU con frecuencia ayudan a Beijing.

“Si bien se ha prestado mucha atención a que los ciudadanos chinos sean nombrados jefes de las agencias de la ONU, eso es simplemente una señal muy obvia de un problema más general”, dijo a The Epoch Times. “China no necesita que se nombre a sus ciudadanos cuando los que están en la cima simplemente cumplirán las órdenes del gobierno chino y romperán las reglas para ayudarlos a identificar a las víctimas de tortura y genocidio”.

Reilly alegó que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos entregó los nombres de los disidentes chinos que buscaban ayuda en Beijing.

Ella ha presentado una queja ante el Tribunal de Disputas de la ONU. La oficina de derechos humanos de la ONU se negó a comentar sobre las acusaciones de Reilly, “dado el litigio actual”.

China también ejerce su control sobre la asignación de personal, dijo Reilly.

“China, como uno de los cinco miembros permanentes en el Consejo de Seguridad, simplemente puede usar su influencia para bloquear el nombramiento de cualquier persona que pueda actuar de manera independiente y aplicar las mismas reglas a China que a todos los demás, como lo requiere formalmente el personal de la ONU por la Carta de la ONU”, dijo.

Problemas de la administración Obama y antecedentes

Como informó The Epoch Times en septiembre, ahora hay un esfuerzo concertado para culpar a Trump de la actual toma de poder parte del PCCh sobre la ONU.

Sin embargo, Moley y otros argumentaron que la administración Trump fue una de las primeras en tomarse en serio la amenaza de China.

Moley dijo que los problemas comenzaron incluso antes de la administración de Barack Obama, volviendo a cuando el presidente Bill Clinton dio la bienvenida a Beijing a la OMC.

Aún así, múltiples fuentes de la ONU y el Departamento de Estado, así como expertos y analistas externos, dijeron que la administración de Obama fue crucial para permitir que se materializara la crisis actual.

“Los chinos comunistas infectaron a la ONU con su influencia maligna, y el gobierno de Obama ayudó a sostener la jeringa”, dijo el Doctor Christopher Hull, investigador principal de Estadounidenses para la Reforma de Inteligencia, que ha seguido de cerca la creciente influencia de China en el ámbito de sistema internacional.

En particular, el Dr. Hull y varios otros señalaron con el dedo a la subsecretaria adjunta de Estado para Asuntos de Organizaciones Internacionales, Nerissa Cook, quien ha ocupado ese cargo desde 2010.

Bathsheba Crocker, exsecretaria de Estado adjunta de Estados Unidos para Asuntos de Organizaciones Internacionales durante la administración de Obama, es otra de las funcionarias que facilitó el problema, según los informantes.

Ella fue citada por los órganos de propaganda chinos que celebran el creciente papel de Beijing dentro del sistema de la ONU, y el periódico estatal China Daily informó que Crocker estaba “particularmente complacida” de ver a China asumir más responsabilidad en la ONU.

Cuando los nombrados por Trump trataron de que Cook y otros altos funcionarios proporcionaran detalles sobre el creciente control de Beijing sobre las agencias de la ONU, ellos hicieron todo lo posible para impedirlo, dijeron dos fuentes internas a The Epoch Times. Esos funcionarios luego trabajaron para que los nombrados por Trump fueran expulsados, según las fuentes.

Moley dijo que se redactó un informe que identifica la nacionalidad de los funcionarios clave dentro de las organizaciones internacionales, incluyendo a los representantes de Beijing. Pero no recibió el informe hasta meses después. Otra fuente del Departamento de Estado confirmó el estancamiento.

Ni el Departamento de Estado de EE. UU., Crocker o Cook respondieron a las solicitudes de comentarios hechas por teléfono y correo electrónico.

La misión de China ante la ONU no respondió a las solicitudes de comentarios al cierre de esta edición.

Fuente: Epoch Times Español.

Le recomendamos:

Últimas